Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol - Preferente Autonómica

El Beluso depende de sí mismo para salvarse y el Moaña necesita una carambola

El derbi entre el Moaña y el Beluso disputado el pasado 1 de mayo en O Casal. | SANTOS ÁLVAREZ

El sistema de competición de la Preferente Autonómica de esta temporada promete emociones fuertes hasta el último minuto. La culpa la tienen los habituales arrastres por los descensos en las categorías superiores, que provocan que ni siquiera un tercer puesto en la actual fase de permanencia sea sinónimo de salvación. Los dos equipos de la comarca de O Morrazo han ganado sus respectivos encuentros de este fin de semana, pero las sensaciones son bien diferentes. El triunfo del Beluso en el campo del Atios lo mantiene aún en puestos de descenso directo con dos jornadas por disputar, pero con una gran ventaja: depende de sí mismo para garantizar la permanencia. Más difícil lo tiene el Moaña, al que solo le queda un partido por jugar y como máximo podría sumar 15 puntos. Los moañeses necesitan que les beneficie una carambola en la que Atios y Beluso “pinchen” en los partidos que les restan.

El Moaña ganó 4-1 al Caselas, que ya está descendido desde hace jornadas. Por su parte, el Beluso visitaba al Atios, que marcha segundo, y logró una meritoria victoria por 0-2. Ahora mismo los dos conjuntos de O Morrazo tienen 12 puntos y el Atios 15. La gran diferencia entre los tres implicados es que el Beluso tiene dos partidos por delante, mientras que sus rivales solo uno: al Moaña le toca jornada de descanso este fin de semana y al Atios en la siguiente. Por su parte, el conjunto bueués jugará el domingo en el campo del líder, el Ribadumia, y cerrará la liga en Laxes con el Caselas.

“Hasta el fin de semana pasado lo teníamos muy complicado. Ahora mismo lo tenemos igual de difícil, pero sabiendo que dependemos de nosotros mismos. No tenemos que fijarnos en los resultados de otros equipos y si ganamos nuestros partidos estamos salvados”, reconoce el técnico del Beluso, Serafín Pérez.

Si los de Bueu ganan esos dos enfrentamientos se pondrían con 18 puntos –una cifra a la que el Moaña ya no puede llegar– y empatarían con el Atios si los de O Porriño ganan el domingo al Caselas. No obstante, en caso de empate a puntos la ventaja sería para el Beluso, que ganó los dos enfrentamientos directos.

El primer paso para los de Serafín Pérez es ganar el domingo en Ribadumia, una misión díficil, pero no imposible. “Mi sensación era que el partido contra el Atios era más complicado. Ellos tenían la posibilidad de sellar la permanencia si nos ganaban. Ahora jugamos contra el Ribadumia, que querra ganar, pero ya lo tiene todo hecho. Nosotros tenemos que demostrar más tensión competitiva”, defiende Pérez.

El técnico del Beluso podrá contar con todos sus jugadores para este trascendental partido ya que recupera a Darío con respecto a la última jornada. E insiste en que un punto, a la espera de la última jornada contra el Caselas, no es suficiente. “El objetivo tiene que ser acabar segundos en nuestro grupo”, recalca.

¿Por qué? Por culpa de los arrastres. Los descensos del Arnoia y del Juvenil de Ponteareas se “comen” a dos de los terceros de los grupos de permanencia de Preferente Autonómica. La posibilidad de que uno de los terceros mantenga la categoría pasa por un ascenso del Ourense CF (antiguo Ponte Ourense), que a su vez libraría del descenso al Choco. Pero aún en ese caso salvarse sería muy complicado porque el que mantendría la categoría es el mejor de los terceros clasificados, que salvo sorpresa parece que será el Cambados. “No queremos depender de eso, es una combinación muy complicada. Tenemos que pensar que si ganamos los dos partidos que nos quedan seremos segundos de nuestro grupo y estaremos salvados sin pensar en lo que hagan los demás”, sentencia Serafín Pérez.

Víctor Rodríguez: “Pelear hasta el último día es un éxito para nosotros”

El Moaña, que en la primera fase del campeonato parecía desahuciado, está completando una sorprendente fase de permanencia. La victoria de este domingo por 4-1 frente al Caselas le mantiene con vida aunque este fin de semana deberá aguardar desde el sofá para saber si llega a la última jornada con opciones.

El entrenador, Víctor Rodríguez, reconoce las pocas probabilidades de permanecer en la categoría pero señala que “llegar al final compitiendo es un éxito. Podemos pelear hasta la última jornada, algo que parecía imposible. Incluso con la segunda fase del campeonato necesitábamos remontar muchos puntos a nuestros rivales”, recuerda.

Tras completar una liga regular sin poder sumar una victoria, en este tramo decisivo los moañeses suman tres triunfos, dos empates y dos derrotas. La recuperación de efectivos, pues se vieron muy afectados por las lesiones, también ayuda a explicar esta reacción.

“Estoy muy contento con todo el rendimiento de la plantilla en esta fase. Quitando los primeros 20 minutos del partido contra el Atios, en el resto competimos muy bien”, apunta el míster para reforzar el mérito de levantarse y pelear hasta el final.

Este domingo el CD Moaña descansa y su último choque será contra el Ribadumia, el mejor equipo del grupo pero que ya no se jugará nada. El parón no beneficiará a un Moaña en racha “porque no recuperamos efectivos, las bajas que tenemos, como Darío y Hugo Nogueira son de larga duración”.

Compartir el artículo

stats