Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol - Tercera División

El Alondras coloca el broche de oro

Pablo García y Nando en una acción del duelo ante el Arzúa. | // GONZALO NÚÑEZ

“No hay más clave que la fortaleza e implicación del grupo”. Así de contundente se muestra José Antonio Rodríguez a la hora de explicar el excelente final de temporada protagonizado por el Alondras, que le ha servido para certificar su permanencia en la Tercera División. “Hay un vestuario increíble, que desde el primer día tuvo la mejor disposición para trabajar con naturalidad, y así todo es mucho más sencillo”, afirma el preparador, que insiste en que “la implicación es lo que ha sacado esto adelante”.

Rodríguez cogió al equipo cangués hace apenas dos meses cuando era decimotercero con 24 puntos, los mismos que el Juvenil de Ponteareas (cuarto por la cola) y solo dos más que el Noia (tercero por la cola, en puestos de descenso directo). Desde entonces la escuadra rojiblanca sumó 16 puntos en 10 partidos, encadenando las ocho últimas jornadas del campeonato sin conocer la derrota. “Las estadísticas, para bien y para mal informan, pero no cuentan la verdad del fútbol”, señala, recordando esos primeros partidos con él en el banquillo en los que “el equipo no ganaba, pero yo estaba muy confiado porque veía los entrenamientos y cómo cumplíamos con el plan de partido cada domingo”.

De hecho, los dos primeros encuentros del técnico ourensano acabaron con sus únicas derrotas, ante Polvorín (1-2) y Racing Villalbés (1-0). Las igualadas ante Choco, Ourense CF y Fabril dejaron a los alondristas en una situación límite ante Juvenil y Sofán. Era ganar o ganar. “Eso dice muchísimo del perfil de futbolista que tiene el Alondras. A pesar de las complicaciones se siguió con la receta de tener personalidad con el balón, dominar y controlar los partidos, etcétera”, dice.

El conujunto cangués finaliza la Liga noveno tras encadenar ocho jornadas sin perder

decoration

De hecho, una de las cuestiones de las que se siente más orgulloso José Antonio Rodríguez es del rendimiento defensivo de los suyos. “Nos han llegado muy poco en estos diez partidos”, afirma, en un dato que confirman las estadísticas. Los cangueses solo encajaron seis goles en este periodo, la mitad de ellos en las dos primeras citas. “Y ofensivamente cada vez hemos adquirido más potencial”, añade Rodríguez, que apunta que “hemos tenido la recompensa de los resultados, algo que no ocurre siempre. Tizón es un gran entrenador y sin embargo la dinámica fue mala y luego es difícil salir de esa zona”.

La buena racha del Alondras coincidió con la activación de efectivos de la importancia de Aitor Díaz y Mauro, pero también es cierto que el técnico ourensano también tuvo que adaptarse a las ausencias, alguna de la importancia de Firi, lesionado de gravedad en una rodilla. “Fuimos a A Coruña sin Mauro y Jesús, el otro día perdimos a Diego y a Yago, no hemos tenido sanos a los dos porteros hasta ahora...”, relata Rodríguez, que argumenta asimismo que “siempre he estado muy tranquilo porque tenemos una plantilla impresionante”. Esa tranquilidad es de la que hizo gala a su llegada, incluso cuando los resultados no acompañaban. “Lo único que quería es que ellos confiasen en sí mismos tanto como yo lo hacía”, sentencia.

Club y técnico negociarán en breve la renovación

Salvo sorpresa mayúscula José Antonio Rodríguez será el entrenador del Alondras la próxima temporada. Aunque club y técnico aún no se han sentado para negociar los aspectos de su nuevo contrato, la sintonía entre ambas partes y el excelente trabajo desarrollado por el ourensano hacen prever un fácil acuerdo. Rodríguez no quiere pronunciarse al respecto y se remite al término de los entrenamientos para iniciar las conversaciones de modo más formal. “Yo estoy muy a gusto. Para mí entrenar al Alondras es una pasada, es como hacerlo con el Real Madrid”, afirma, y desliza que la única dificultad que podría encontrar por su parte sería la laboral. “Tendría que ajustar cosas, porque el Alondras me absorbe mucho tiempo. Habrá que ver todo”, sentencia el preparador.

Firi y Manu Vilán acaban como pichichis

En una temporada en la que el Alondras no se ha caracterizado precisamente por su poderío realizador, los dos hombres que han destacado en este apartado en la escuadra canguesa han sido Firi y Manu Vilán, autores de cinco dianas cada uno de ellos. Eso sí, el canterano lo ha hecho en 20 partidos, mientras que el exfutbolista del Atios necesitó 26 participaciones. El siguiente en la lista es el central Aitor Díaz, con tres tantos, uno más que un grupo de seis futbolistas que atesoran un doblete en sus registros. Son Mauro, Ángel Landeira, Pablo García, Yago Pérez, Javi Pereira y Jesús Varela. Un escalón más abajo se encuentran Raúl Paz, Cacheda, Nando y el último en estrenarse como goleador rojiblanco, Óscar Martínez, todos ellos con un gol. El tanto restante en el listado del Alondras fue anotado por un defensor del Arzúa en propia meta.

Dos últimas sesiones antes de la despedida

El duelo ante el Arzúa marcó el final del campeonato para el Alondras, pero no el de su actividad. Club y entrenador han decidido extender los entrenamientos durante esta semana a fin de que el parón vacacional no se haga excesivamente largo para los futbolistas de la plantilla rojiblanca. De este modo, el Alondras entrenará hoy y volverá a hacerlo el viernes para poner el cierre a una temporada con mucho sufrimiento pero con final feliz. Al no disputar las eliminatorias por el ascenso el parón competitivo se extenderá durante al menos mayo y junio. Faltará por perfilar el inicio de la próxima temporada para saber cuándo se iniciaría la pretemporada, posiblemente a lo largo de julio.

Compartir el artículo

stats