Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol - Preferente Galicia

Beluso y Moaña compiten “desde cero”

Partido disputado en febrero entre el Beluso y el Moaña en el campo de Laxes. | GONZALO NÚÑEZ

Los dos equipos de la comarca en la Preferente Galicia –Moaña y Beluso– afrontan este domingo 27 el primer encuentro de la segunda fase de la liga, ambos en el grupo que lucha por la permanencia. El polémico sistema de reparto de puntos por posiciones hace que, aunque el Beluso haya acabado la primera fase con 25 puntos y el Moaña apenas con 3, ahora comiencen estas últimas ocho jornadas mucho más igualados. Los bueuenses parten con cuatro puntos y el Moaña con 1 en una pelea por eludir los dos últimos puestos que significan el descenso directo de la categoría. A esta tensión se suma un derbi en esta primera jornada de la segunda fase.

La CD Beluso, más perjudicada por este formato, afronta “un reinicio de la competición en el que tenemos que olvidarnos de lo hecho hasta ahora. Partimos casi todos con los mismos puntos y son solo ocho encuentros. Cualquier fallo puede costarnos caro”, explica el entrenador Serafín Pérez “Sera”.

El míster del Beluso trata de convencer a sus jugadores, esta semana, de que el CD Moaña será un rival mucho más peligroso de lo que era en la primera fase de la liga. “Este cambio de competición supone un peligro. No tenemos que pensar en la clasificación hasta ahora porque para el Moaña es una nueva oportunidad y seguro que están ilusionados de poder pelear por la salvación. Casi empezamos todos de nuevo y solo llevamos tres puntos más que ellos. La forma de sellar la salvación es respetar a todos los rivales, por lo que el derbi de este domingo está al 50% de posibilidades para cada equipo”.

Entienden, desde la CD Beluso, que este nuevo formato de competición postpandemia “es bonito para el espectador porque hay dos competiciones en una” pero consideran el reparto de puntos en esta instancia “muy injusto”.

En la última jornada de la liga regular, ya sin jugarse nada la CD Beluso perdió por 0-1 frente al Pontevedra B, finalizando la primera fase en la novena posición con siete victorias, cuatro empates y 11 derrotas. “Sabíamos que quedar entre los cinco primeros clasificados iba a ser muy difícil, porque hay varios clubes con plantillas diseñadas para ascender, por lo tanto estábamos mentalizados de que tendríamos que pelear en la fase por la permanencia. Tenemos que tener la ilusión de lograr el objetivo de salvarnos”, concluye Sera.

En mucha peor situación acabó el CD Moaña la primera fase. Último, descolgado, con apenas tres puntos en su casillero y sin haber logrado ni una sola victoria. Ya pensando solo en esta segunda fase, los moañeses perdieron por 2-3 contra el Ribadumia el pasado domingo, ofreciendo una buena imagen competitiva aunque dejándose el partido en la recta final.

El cuerpo técnico del Moaña reconocía ayer “que nos dan otra oportunidad. Empezamos una liga nueva y tenemos en nuestra mano pelear por la salvación”.

“El primer objetivo es lograr, al fin, una victoria”

El CD Moaña está dispuesto a pelear a tope para intentar aprovechar la nueva oportunidad que le da este complejo sistema de competición y agarrarse con uñas y dientes a una Preferente Galicia para la que en liga regular parecía descartada. Además de que se acerquen mucho las fuerzas en cuanto a puntos, los moañeses aprovecharon las últimas jornadas de competición, sin nada en juego, para ir dando entrada a muchos de los efectivos que estuvieron lesionados, cogiendo así algo de ritmo competitivo. Y es que una plaga de lesiones jugó claramente en contra de las aspiraciones del conjunto moañés. El cuerpo técnico explica que Doval jugó ya 20 minutos el pasado domingo y Cidrás una media hora. Róber Pastoriza también podrá jugar unos minutos en el derbi y Erik también se reincorporó a los entrenamientos con el grupo, “aunque todos ellos tienen que ir cogiendo ritmo poco a poco”. En la enfermería siguen Molinos, Ferradás y Castilla, así como Darío, con una lesión de larga duración. Pese a que el inicio de la segunda fase permite al cuerpo técnico del CD Moaña “reilusionar” a su plantilla, al encontrarse de nuevo con un objetivo claro por el que luchar, el míster reconoce que el primer paso “es sumar una victoria de una vez por todas, porque este año todavía no ganamos. Cada punto sumado será importante en un tramo tan corto”. Alerta además de “la intensidad y determinación del Beluso”, que mostró en la fase regular.

Compartir el artículo

stats