Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol - Tercera División

José Antonio Rodríguez: "Mi primera tarea es convencer a los jugadores de que tienen nivel para estar más arriba"

José Antonio Rodríguez en su anterior etapa en el Alondras Juvenil de División de Honor. | // GONZALO NÚÑEZ

José Antonio Rodríguez es el elegido para guiar al Alondras hacia la permanencia en la Tercera División. El técnico ourensano, de 35 años de edad, reemplazará al destituido José Tizón en el banquillo cangués en el que será su regreso a O Morrazo después de dos etapas anteriores en las que fue el entrenador del equipo juvenil A rojiblanco. Rodríguez se pondrá a los mandos de la escuadra alondrista esta noche, cuando dirija la primera sesión con sus nuevos pupilos, con la vista puesta en el partido del sábado ante el Polvorín. Iván Pérez continuará como ayudante y Pablo Badía como preparador de porteros, pero habrá relevo en la preparación física.

“Estoy muy ilusionado por este reto mayúsculo, pero llego con mucha determinación y ganas de aportar para salir de la situación complicada en la que se encuentra el equipo”, manifestó el técnico, cuyo primer mensaje es de confianza hacia la plantilla. “Cuando hay un cambio de entrenador es porque las cosas no han salido bien, pero intentaremos revertirlo”, dijo, antes de añadir que “hay equipo suficiente para poder sacar esto adelante y mi primera tarea es convencer a los jugadores de que tienen nivel suficiente para estar más arriba en la clasificación”.

José Antonio Rodríguez estuvo en el Alondras de División de Honor de Juveniles en la temporada 2017-2018, logrando la permanencia, si bien posteriormente no renovó su vinculación por motivos personales. En la campaña 2019-2020 regresó a Cangas para hacerse cargo del equipo juvenil –esta vez en Liga Nacional– en la segunda vuelta del campeonato, si bien solamente pudo hacerlo durante cinco partidos antes del estallido de la pandemia. La idea de club y entrenador era la de renovar, pero recibió la oferta de la Cultural Areas de Preferente, a la que entrenó la pasada campaña. Ahora tiene la oportunidad de dar el salto hasta la Tercera División.

El técnico ourensano dirigió a los juveniles en dos ocasiones y el año pasado al Areas

decoration

Rodríguez tendrá 10 partidos por delante para alcanzar el objetivo de la salvación. “Es una situación delicada, pero lo que toca es adaptarse. Son diez finales y hay que pelear cada partido, pero para nosotros lo único que existe ahora es el Polvorín. Nos equivocaríamos si empezamos a hacer las cuentas de la lechera”, argumenta.

A su favor juega un cierto conocimiento de la plantilla, toda vez que ha seguido al equipo esta campaña. “Lo he visto en algunos partidos, principalmente en casa, y en el de O Couto, y puedo hacerme una idea”, señala. Eso sí, subraya que no llega dispuesto a hacer una revolución. “Evidentemente hay cosas que mejorar, como en otros equipos mejor clasificados, pero también hay muchas cosas que podemos aprovechar”, recalca. Ahora apenas contará con tres sesiones para que su escuadra llegue en las mejores condiciones al partido ante el Polvorín. “Habrá un trabajo integral, psicológico y táctico. Vengo con una idea, pero en tan poco tiempo no se puede profundizar demasiado”, sentencia.

´Tizón: “Entiendo perfectamente la decisión”

“Es lógico y razonable cuando llevas nueve partidos sin ganar. Igual el equipo necesita un cambio de discurso y reacciona. Entiendo perfectamente la decisión”. José Tizón asume su cese en el Alondras con exquisita deportividad y agradece la oportunidad recibida con la intención de “aprender de los errores cometidos”. El preparador vigués lamenta, eso sí, la escasa fortuna que tuvo el equipo a lo largo de la temporada. “Me da pena porque todo salió torcido en cuanto a lesiones. Si pierdes a Pablo García tres meses, A Aitor Díaz y a Mauro otro tanto, si Martín apenas puede jugar nueve partidos... No es excusa, pero son jugadores muy determinantes”, señala.

Estas ausencias depositaron demasiado rápido la responsabilidad en jugadores con escasas horas de vuelo en la categoría. “Uno de los objetivos de este proyecto era ir rejuveneciendo poco a poco al equipo. Lo haces, pero cuando se lesionan tantos futbolistas importantes hacen que compitas en muchos partidos con jugadores de primer año de senior, con poca experiencia, jugadores que tenían que haber ido encajando de forma progresiva”, reflexiona. Otro de los aspectos que ha perseguido al Alondras esta temporada es el de la falta de gol, una responsabilidad que va más allá de los atacantes. “Una de las prioridades en verano era un extremo con gol, pero no fuimos capaces de traerlo. Ahí arrastramos un déficit toda la temporada”, afirma el ya expreparador del Alondras.

Compartir el artículo

stats