Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol - Tercera División

Martín deberá pasar por el quirófano

Martín Pastoriza, el día de la presentación del equipo alondrista.

Los peores presagios han acabado convirtiéndose en una realidad para Martín Pastoriza. El portero del Alondras tendrá que pasar por quirófano para solucionar su lesión de rodilla y permanecerá de baja por un tiempo indeterminado. El canterano ha tomado la decisión ante los problemas que arrastra en la articulación y que, además de impedirle tener una continuidad en los entrenamientos con el equipo, también están afectando a su día a día fuera del fútbol.

El portero de ascendencia buenense tiene previsto cogerse la baja en los próximos días y activar las gestiones para su intervención quirúrgica. Las últimas pruebas diagnósticas a las que fue sometido apuntaban a la necesidad de operar los dos meniscos de su rodilla derecha. Sin embargo, esa es la menor de las preocupaciones, ya que también tiene una deformación en la cabeza del fémur. Por el momento se desconoce el tiempo de recuperación y si le permitirá extender su carrera deportiva. “Primero hay que pasar por quirófano y luego trabajaré con los fisios del club a ver cómo voy avanzando antes de saber tiempos o qué haré”, señala el jugador del conjunto rojiblanco.

Lo que parece claro para Martín es que la situación se estaba convirtiendo en insostenible. “En verano al quitarle la carga a la rodilla la tenía bien, sin dolor, pero es meterle cuatro entrenamientos a la semana con intensidad y ya sufre más”, resume.

Martín ha disputado únicamente 11 encuentros en la presente temporada. En las últimas semanas del año su participación descendió al incrementarse las molestias en la articulación y, de hecho, él mismo comunicó la situación al club para que reforzase la portería antes del cierre del mercado. Con esa idea aterrizó Diego Dadín desde el Pontevedra B como tercer portero para acompañar al propio Martín mientras estuviese en condiciones y al ahora titular Raúl Alonso. Sin él, la responsabilidad en la portería rojiblanca pasará a manos de dos metas de futuro prometedor, pero muy jóvenes y sin experiencia en la categoría.

El portero del Alondras será baja por un tiempo indefinido debido a su lesión de rodilla

decoration

La duda reside ahora en si Martín aún estará este domingo en el banquillo en el duelo ante el Rápido de Bouzas, ya que Diego Dadín se recupera de una lesión muscular. A partir de la próxima semana el veterano meta, de 31 años de edad, se centrará en exclusiva en su recuperación. Su baja supone un importante revés para Tizón, que ha visto cómo en esta temporada ha tenido que prescindir de los tres futbolistas –con permiso de Jesús Varela– con más tablas y peso específico dentro del equipo, como es el caso de Martín, Aitor Díaz y Mauro.

Tizón recupera a Nando y espera por Aitor

La mejor noticia para José Tizón ayer fue la vuelta de Nando a los entrenamientos después de haber causado baja en el último encuentro ante el Estradense. Con Nando en nómina el técnico dispone de un total de 14 jugadores para afrontar el duelo del domingo ante el Rápido de Bouzas, que son el portero Raúl Alonso; los defensas Diego, Abel, Guille, Landeira, Raúl Paz y Anxo Vilas; los centrocampistas Yago Paz, Cacheda, Ube, Óscar Martínez y Jesús; y los delanteros Nando y Manu Vilán. A partir de ahí se abren las dudas.

Tizón necesita un portero para acompañar a Raúl Alonso, que podría ser Martín si Dadín no se recupera de su lesión muscular. Además, también confía en poder contar con Pablo García, que pidió el cambio el pasado fin de semana por molestias en los isquiotibiales. Las bajas seguras son las de los sancionados Firi y Javi Pereira. Mauro y Aitor Díaz podrían ir reintegrándose de forma progresiva al trabajo de grupo, aunque ninguno de ellos está aún para jugar. Tizón se verá obligado a completar la lista con juveniles.

Compartir el artículo

stats