Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol - Preferente Galicia Sur

El Moaña regresa al trabajo y deja atrás 18 positivos

Una sesión preparatoria anterior del Moaña en el campo Iago Aspas Juncal. | // FDV

El Club Deportivo Moaña ya está de vuelta. El conjunto de O Morrazo ha regresado esta semana a los entrenamientos después de su enésimo confinamiento y de que 18 de sus 23 jugadores hayan superado el coronavirus. La pandemia se ha cebado con los celestes en el último mes y medio, afectando al grueso de la plantilla y provocando el aplazamiento de hasta cuatro partidos. Ahora el horizonte está fijado en el choque del próximo domingo ante el Portonovo.

El último choque del Moaña fue el 5 de diciembre del año pasado ante el Céltiga (2-2). Apenas unos días antes habían caído dos jugadores con Covid, a los que se le unió otro futbolista la semana siguiente. Luego fueron tres más y el equipo suspendió los entrenamientos, que se retomaron antes de final de año. Pero el arranque de 2022 tampoco fue propicio para los intereses moañeses, que notificaron cuatro casos antes del choque ante el Pontevedra B. Tan solo unos días más tarde la cifra se elevó a ocho y el Sergas decretó la suspensión de los entrenamientos. “Hemos tenido a más del 70 por ciento de la plantilla con Covid”, señala la presidenta de la entidad, Estela Santomé, que apunta que, “por fortuna la sintomatología ha sido muy leve”.

El problema ahora es que al hecho de llevar mes y medio sin competir se une el que el equipo ha estado prácticamente el mismo tiempo sin entrenar. “En todo este tiempo hemos hecho seis sesiones, y de forma discontinua”, revela la presidenta. Es por ello que la tarea de los técnicos moañeses irá mucho más allá que la de preparar el próximo encuentro. “Hay que realizar una pretemporada porque no podemos arriesgarnos a tener lesiones. Hay que cuidar a los futbolistas”, señala. Así, el trabajo físico será fundamental y la competitividad de los moañeses se verá mermada en los próximos choques.

El equipo solo ha hecho seis entrenamientos desde su último partido, el 5 de diciembre

decoration

El conjunto moañés tiene ahora mismo cuatro partidos aplazados (Ribadumia, Valladares, Pontevedra B y Villalonga) y todavía desconoce cuándo podrá recuperarlos. Santomé aboga por que “la Federación Gallega tenga un plan B, porque tampoco vería justo que tengamos que jugar un mes entero miércoles, domingo, miércoles y domingo después de llevar mes y medio parados”. La situación del Moaña es la más compleja junto a la del Cambados, pero todos los equipos están afectados. Es por ello que la propuesta de Santomé pasa por retrasar el calendario de la primera fase y habilitar un par de semanas para disputar los encuentros suspendidos en su día.

Por lo demás, Santomé insiste en que el club ha seguido “todos los protocolos al dedillo”. De hecho apunta que en el último mes y medio “hemos hecho los tests de antígenos pagados por nosotros, porque la Federación los agotó hace un mes. Me fui a Portugal a comprarlos porque aquí no había”.

Compartir el artículo

stats