Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balonmano - Primera Nacional

El COVID-19 frena al Bueu Atlético

Moncho Curra da instrucciones a sus jugadores durante un tiempo muerto. | // GONZALO NÚÑEZ

El Bueu Atlético ha cancelado durante varios días sus entrenamientos después de que se hayan detectado hasta seis positivos en el club, una circunstancia que obligó al club a solicitar el aplazamiento del encuentro del sábado ante el Saeplast Cañiza. Los últimos contagios se detectaron el propio viernes y desde la entidad han decidido suspender las sesiones de trabajo al menos hasta el jueves para comprobar si el brote se da por controlado o si surgen nuevos contagios.

La buena noticia es algunos de los afectados ya han empezado a recibir el alta médica. Es el caso de dos jugadores y del entrenador bueués, Moncho Curra. “Ahora mismo me acaban de dar el alta después de dar negativo”, explicaba ayer a mediodía el técnico. Curra llevaba varios días confinado en su domicilio y afirma que los tres primeros fueron complicados. “Lo pasé mal, con fiebre y dolores musculares”, señala el entrenador del Bueu Atlético.

Ahora mismo hay otros cuatro jugadores vinculados al club que son positivos por coronavirus. Afortunadamente todos ellos presentan síntomas leves o directamente son asintomáticos. “Están en sus casas y los dejamos descansar, no tienen un plan de trabajo físico para mantener la forma”, indica Moncho Curra.

Desde la directiva del Bueu Atlético agradecen la celeridad con la que el Comité de Competición de la Real Federación Española de Balonmano atendió la solicitud del club, presentada el mismo viernes al tener conocimiento de los últimos positivos. Ahora Bueu y Saeplast Cañiza tendrán que ponerse de acuerdo para buscar una fecha para ese encuentro, que estaba previsto en el pabellón Pablo Herbello. “Seguramente tendremos que jugarlo entre semana porque no hay fechas libres”, admite Curra.

De momento no hay una decisión adoptada con respecto al encuentro previsto para este sábado en el pabellón municipal de Coia ante el Magope Seis do Nadal, un partido con el que se cerraría la primera vuelta del campeonato. “La idea es que si todo va bien y no hay más positivos se pueda jugar”, señalan desde el club. A lo largo de la semana se espera que algunos de jugadores contagiados puedan recibir el alta y salir de sus respectivos confinamientos.

Desde la aparición del primer positivo la plantilla del Bueu Atlético extremaron las precauciones y se realizaron constantemente test de antígenos para detectar posibles contagios.

Compartir el artículo

stats