El Frigoríficos del Morrazo-Construcciones Castro por fin ha conseguido romper el maleficio que tenía con la pista de Ademar León. Allí conquistó el ascenso a Asobal en 1995, pero desde entonces jamás había vuelto a ganar. Esta tarde el equipo de Nacho Moyano por fin pudo conquistar la capital leonesa tras ganar 29-31 y apoyados por numerosos aficionados de la Marea Azul, que arroparon al Cangas desde las gradas.

El conjunto cangués salió marcando territorio, con un parcial de 1-4 en los primeros cinco minutos. Ademar León fue capaz de sobreponerse a esa efervescencia inicial y volteó el marcador (6-5, min.11). Fue un espejismo. El electrónico se mantuvo igualado hasta el 8-8 y a continuación el Frigoríficos ensayó una nueva escapada (8-11, min.20). Hasta el final del primer periodo la ventaja canguesa osciló entre los dos y tres goles, sostenida por la actuación en portería de Javi Díaz, con hasta ocho paradas, y por el acierto del extremo Jenilson Monteiro.

Ademar apretó el encuentro en el segundo tiempo y en el minuto 35 Pérez Arce conseguía devolver las tablas al electrónico (17-17). A partir de ese momento el partido se movió entre el empate y ventajas de uno o dos goles para el Cangas, sin que el conjunto de Manolo Cadenas consiguiese nunca ponerse por delante. Dos goles en apenas 20 segundos de Dani Fernández permitieron al Cangas irse 19-21 en el minuto 40. El Cangas sufrió y consiguió aguantar su ventaja en un tramo del encuentro en el que emergió la figura de Brais González, tanto en defensa como jugando en ataque como central y anotando tres goles.

La igualdad se mantuvo hasta los últimos instantes (27-27), pero la irrupción de Santi López con dos goles consecutivos y una acción de David Iglesias en la que forzó un siete metros permitieron al Frigoríficos amarrar un histórico triunfo en León.