Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balonmano - Liga Sacyr Asobal

El Barça suma los puntos, el Frigoríficos las sensaciones

Martín Gayo elude la defensa visitante para armar el brazo y lanzar en el encuentro de ayer en O Gatañal. | // SANTOS ÁLVAREZ

O Gatañal ha recuperado la antigua normalidad. Pocos pabellones –o prácticamente ninguno– es capaz de disfrutar de una derrota de los suyos, de premiarlos en cada esfuerzo, de creer contra todo pronóstico y contra la lógica de los marcadores. Ayer volvió a dar una demostración de magia en el duelo entre el Frigoríficos del Morrazo y el Fútbol Club Barcelona, que finalizó con un 26-33 que envía los puntos a la ciudad condal, pero que deja las buenas sensaciones en casa. Y es que la escuadra de Nacho Moyano completó un extraordinario encuentro en el que tuteó durante todo el primer tiempo al campeón de Liga y en el que no le dejó despegarse hasta los minutos finales. El 26-33 final no refleja lo que fue el encuentro.

Fue una auténtica fiesta, con un público absolutamente entregado a un equipo que salió al 200 por ciento, apretando los dientes en defensa y jugando con criterio en ataque. Muy pronto se vio que el previsible paseo militar del Barcelona no iba a ser tal. El 0-1 fue la única ventaja de los catalanes. A partir de ahí, el vendaval fue azul para dominar el duelo durante 22 inolvidables minutos.

El Cangas defendió como nunca, con una hiperactividad que parecía multiplicar a los jugadores cangueses. El Barça se ahogaba y perdía más balones de los que estaban en el guión. Si a eso unimos que Javi Díaz sacó un par de buenos balones y que David Iglesias mandaba en ataque, con Martín brillando en los seis metros, la consecuencia fue que el Cangas mandó en el electrónico. En ello tuvo mucho que ver un público que sí creía en el milagro y que jaleó a los suyos en cada acción como si fuese la última. Jenilson y Brais, en sendos contragolpes ponían la máxima renta a favor de los suyos y obligaban a Antonio Carlos Ortega a pedir tiempo muerto (8-5, minuto 16).

Público ayer animando en O Gatañal. | // SANTOS ÁLVAREZ

Mayor mérito tiene el choque del Cangas si tenemos en cuenta que Nacho Moyano no jugó con el marcador y repartió minutos casi como si de un amistoso se tratase. En 20 minutos ya había movido todo su banquillo con la excepción de Forns, a quien dio el segundo tiempo. Lo positivo es que todos cumplieron, a pesar de que paso a paso, el Barcelona se fue acercando y llegó al empate (10-10, minuto 22, con tiempo de Moyano). El Cangas aún aguantó unos minutos más (11-11) pero la recta final se le hizo bola a un equipo local que encajó un parcial de 1-4 para ver cómo los de Ortega llegaban con una renta de tres goles al descanso (12-15).

El Cangas compite 55 minutos al vigente campeón ante un entregado pabellón de O Gatañal

decoration

En la reanudación el Barça incrementó su intensidad defensiva y dificultó sobremanera las acciones locales. Moyano se veía obligado a pedir tiempo (14-20, minuto 36). Pero el Frigoríficos hizo bueno su lema de que nunca se rinde. Hizo la goma y se mantuvo peleando hasta aprovechar su oportunidad. Y esta llegó curiosamente tras una exclusión de Quintas. Parcial de 0-3 y de nuevo en partido (20-23, minuto 48, con tiempo de Ortega).

Pablo Urdangarín de Borbón, en Cangas. Años después de padre, Pablo Urdangarín pisó ayer la pista de O Gatañal con el Fútbol Club Barcelona. Su participación, no obstante, se limitó al calentamiento y a la presentación inicial, cuando fue jaleado por el público. Luego Antonio Carlos Ortega no le daría ni un minuto al prometedor jugador zurdo del cuadro blaugrana. | SANTOS ÁLVAREZ

Por entonces O Gatañal rugía empujando a los suyos a un milagro. El Barcelona pasó a defender en 5.1 y se estiró (22-27), si bien Aizen y Menduiña aparecieron para devolver la posibilidad de soñar (26-29, minuto 55). Y hasta ahí llegaron los de O Morrazo. Fábregas puso el 26-30 y Moyano pidió tiempo muerto para apelar a la épica. No hubo espacio para la misma. El Barcelona aprovechó esos minutos para maquillar el marcador e irse hasta unos irreales siete tantos de renta (26-33). Poco importó. O Gatañal ya había disfrutado de lo lindo y premió a sus jugadores. Los puntos se fueron, pero el Frigoríficos del Morrazo volvió a cogerle el feeling al campeonato tras el accidente sufrido el pasado miércoles ante el Puente Genil.

Frigoríficos 26

Javi Díaz; Dani Fernández (2), David Iglesias (2), Jenilson (2), Martín (4), Quintas y Santi López –siete inicial– Forns (ps), Rubén, Gayo (3), Brais (1), Asensio (2), Salgado (1), Moisés (3,2p), Menduiña (3) y Lucas Aizen (3).

FC Barcelona 33

Pérez de Vargas; Janc (5), N’Guessan (5,1p), Ángel Fernández (1), Makuc (1), Mem (3) y Fábregas (5) –siete inicial– Maciel (ps), Richardson (4,1p), Parera (1), Lángaro (1), Ariño (5) y Ali Zein (2).

Marcador cada 30 minutos: 3-2; 4-3; 7-5; 9-8; 11-12; 12-15 (descanso); 14-19; 15-21; 17-22; 22-26; 25-29; y 26-33.

Árbitros: García Mosquera (Andalucía) y Rodríguez Rodríguez (Galicia). Excluyeron a los locales Quintas, Martín, Menduiña y Santi López, y a los visitantes Mem y N’Guessan.

Incidencias: Lleno en el pabellón de O Gatañal, con la mejor entrada en año y medio. En los prolegómenos se rindió homenaje a Javi Díaz por sus 600 partidos en Asobal. El club le entregó una camiseta firmada por sus compañeros, Asobal envió una placa y Construcciones Castro le regaló un bono de viaje. 

Compartir el artículo

stats