Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balonmano - Liga Sacyr Asobal

La mejor defensa es un buen ataque

Brais González se eleva para lanzar ante la defensa del Benidorm. | // GONZALO NÚÑEZ

La mejor defensa es un buen ataque y más aún cuando el rival que tienes enfrente es el Anaitasuna. Ese es el mantra que repite el Frigoríficos del Morrazo de cara al duelo de mañana frente a un conjunto pamplonica que ha sumado 9 de los últimos 10 puntos y que viene de aplastar a un Ángel Ximénez Puente Genil que ocupaba la segunda plaza de la clasificación. “La clave del partido, más que en la defensa, que evidentemente también será importante, reside en el ataque”, subraya Nacho Moyano.

El entrenador del Cangas subraya que evitar el contragolpe de los de Quique Domínguez será determinante para tener opciones de victoria. “Tenemos que ser capaces de salir de su presión y no rifar el balón”, afirma. El conjunto morracense no deberá hacer nada diferente a lo que lleva haciendo desde que comenzó la Liga. “Estamos en una línea general de pocas pérdidas de balón. Si nos mantenemos en esta media competiremos el partido”, sentencia Moyano.

Eso sí, los cangueses deberán adaptarse a las particularidades que presenta el Anaitasuna. “Debemos ser capaces de atacar con cierta disciplina su defensa abierta presionante”, advierte Moyano, que pone como ejemplo el duelo ante el Puente Genil para explicar los peligros de no adaptarse bien a la defensa pamplonica. “Ellos no fueron capaces de atacar con criterio y eso les permitió correr”, señala. “Es una defensa complicada, porque a veces sube uno, otras lo hace otro, cambian o no de oponente. Son un tanto indescifrables”, añade.

El preparador madrileño se confiesa un enamorado del juego del Anaitasuna. “Estaba haciendo las cosas muy bien, pero al principio de Liga le tocó jugar con rivales duros como Bidasoa o Granollers, y perdió de modo incomprensible contra el Cuenca un partido que ganaría 49 de 50 veces”, manifiesta Moyano. “Y ahora están arrolladores, con un ritmo de juego altísimo. Colectivamente es uno de los mejores equipos de la Liga y para mí ellos y el Benidorm eran mis apuestas para equipo revelación de esta temporada”, completa.

El Frigoríficos insiste en asegurar las posesiones para evitar la rapidez del Anaitasuna

decoration

De los navarros asegura que son “un equipo muy completo”, con el mismo entrenador y el bloque de jugadores. “Tienen las cosas muy claras”, valora. Moyano insiste en que “hay que controlar a su primera línea para que no juegue muy suelta. Será complicado porque hay que ser profundo para evitar su lanzamiento exterior pero también saben conectar bien con el pivote”. Y dentro de la plantilla del rival hay un nombre que está destacando por encima de otros y que fue el año pasado el jugador revelación de la Asobal, Ander Izquierdo. “No empezó muy fino en el lanzamiento pero ha ido cogiendo el unto y ya es el del año pasado. Es muy completo con capacidad de lanzamiento a media y larga distancia, buena penetración y juego con pivote...”, afirma Nacho Moyano.

Pamplona, una cancha que se resiste

Un vez roto el maleficio de las últimas temporadas ante el Benidorm, el Frigoríficos del Morrazo tendrá otro importante reto que afrontar, el de conseguir su primer triunfo en Asobal en la cancha del Anaitasuna. Y es que en ocho visitas al pabellón navarro el conjunto cangués únicamente ha sido capaz de arrancar un empate, el logrado en la temporada 2017-2018 (25-25). En el resto de enfrentamientos la moneda siempre salió cruz para los visitantes. Parece una maldición ligada a los ascensos.

El conjunto cangués tardó más de dos décadas en puntuar ante el Ademar León después de haber conseguido su primer ascenso en tierras leonesas. En Pamplona logró el segundo ascenso a Asobal en 2009 tras haber dejado en semifinales al Anaitasuna. Y ya no ha vuelto a ganar allí en la máxima categoría. Así, en la temporada 2021-2013 los locales vencieron por 26-24 y una campaña después lo hicieron por 27-21. En la temporada 2014-2015 la derrota fue por 27-24 y en la 2015-2016 por 28-26. Uno de los mayores correctivos fue en la temporada 2016-2017, cuando los cangueses sucumbieron por 33-22.

En la 2018-2019 el Cangas volvió a perder, en esta ocasión por 26-24. En la 2019-2020 el enfrentamiento entre cangueses y navarros no llegó a producirse al haberse suspendido antes la competición por la pandemia del Covid-19. Y el año pasado el castigo fue todavía mayor con un Anaitasuna en racha y un Cangas recién salido del confinamiento. El resultado final fue 38-24.

Compartir el artículo

stats