Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol - Preferente Galicia

El Beluso llega al parón en el grupo de ascenso

Dos jugadores del Beluso presionan a uno del Umia en un partido anterior. | // NOÉ PARGA

La Cultural Deportiva Beluso ha alcanzado el parón del campeonato en la Preferente Galicia entre los cinco primeros clasificados, lo que lo situaría en el hipotético grupo que lucharía por el ascenso en la segunda fase. El preparador de los buenenses, Serafín Pérez, asegura que “todos hubiésemos firmado estar a estas alturas en ese cuarto puesto y con un punto sobre el quinto. Lo que ocurre es que nuestro objetivo es la permanencia, aunque está claro que a todos nos gusta sumar de tres en tres”.

Pérez asume que aunque “estar entre los cinco primeros es increíble” mantener ese estatus “es una posibilidad complicada, porque ya comienzan a funcionar equipos punteros en plantilla y presupuesto”. Eso sí, también advierte de que “es algo a lo que tampoco vamos a renunciar. Nuestro objetivo es ganar cada semana”.

Lo que parece claro es que el buen comienzo de campeonato refuerza a un equipo en construcción, con un entrenador nuevo y con muchos futbolistas nuevos o que llevan año y medio sin competir juntos. “Haber empezado así de bien es algo que juega en nuestro favor”, dice, antes de añadir que “no es lo mismo tener 8 puntos que estar abajo, porque te da mucha tranquilidad y trabajas más a gusto”.

Los dos últimos empates le han dejado bastante satisfecho por la mejoría defensiva experimentada por los suyos, que no se vieron obligados a remontar de forma heroica como sucedió ante Portonovo o Cambados. “Estamos controlando un poco más los partidos y venimos de no encajar esta semana, lo que es muy positivo”, argumenta. “No podíamos esta siempre al límite, pendientes de la remontada, porque es complicado que te suceda siempre”, apunta.

“Todos hubiésemos firmado esto, pero la meta es la salvación”, dice Serafín Pérez

decoration

La meta ahora es buscar el equilibrio entre el juego ofensivo y el defensivo. “Las últimas dos semanas estuvimos muy bien atrás, pero ofensivamente nos faltó bastante más”, dice. Y ahonda en esa cuestión al señalar que “desde fuera ves el partido bastante controlado y tienes la esperanza de que aparezcan los futbolistas de arriba para meter alguna. Frente al Cambados tuvimos tres o cuatro situaciones bastante claras, pero no encontramos esas claridad de otros encuentros anteriores para poder marcar”.

La obsesión de Serafín Pérez era la de llegar al parón extendiendo su racha de invictos –el Beluso solo perdió el primer duelo de Liga, ante el Villalonga– para poder seguir trabajando con la moral por todo lo alto. Ahora los buenenses disponen de dos semanas para recuperar efectivos (en los últimos choques ha ido con solo 16 futbolistas) y preparar su siguiente compromiso, que será el 7 de noviembre en casa ante el segundo filial céltico, el Gran Peña.

Compartir el artículo

stats