Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol - Tercera División

El Alondras quiere invertir la tendencia

Ube presiona a un futbolista del Racing Villalbés en el duelo del pasado sábado. | // GONZALO NÚÑEZ

La moneda que en pretemporada caía de nuestro lado ahora siempre sale cruz”. De esta forma tan gráfica ilustra el entrenador del Alondras, José Tizón, el momento que atraviesa su equipo, con cinco jornadas consecutivas sin conocer la victoria en Liga (seis, si se cuenta la eliminatoria de Copa RFEF ante el Leioa). El preparador asume que los suyos están sufriendo un castigo excesivo en choques equilibrados, y que el último ejemplo de ello ha sido la derrota del martes ante el Noia.

“Perder ese partido es increíble. En la primera parte tenemos dos o tres buenas llegadas y ellos estaban intentando parar el juego constantemente”, relata, antes de continuar con la última acción de ese periodo inicial, ya en el descuento, “con una falta a nuestro favor en la que intentamos regatear, recuperan, la envían arriba y hacemos penalti. Con nada te vas perdiendo 1-0 al descanso”. En la segunda mitad y tras el rápido empate, también desde el punto de penalti, “el partido estaba para nosotros, aunque sin muchas ocasiones. Hubo una de Mauro y un tiro de Anxo al palo, pero marcan ellos el 2-1”.

Tizón subraya que la tendencia contra la que lucha su equipo es la de verse penalizado por cualquier acción del equipo contrario. “Con muy poco nos están haciendo daño”, resume. Así sucedió ante el Noia, pero ya había pasado antes frente al Rápido de Bouzas. “En un encuentro cerradísimo acabamos perdiendo 3-0. No tiene explicación”, señala. Y un par de semanas antes frente al Silva. “Es otro partido para acabar en empate y nos ganan en un saque de banda”, recuerda el técnico vigués.

El conjunto cangués suma cinco partidos consecutivos en Liga sin conocer la victoria

decoration

El único antídoto que conoce para revertir la situación es el de siempre. “Necesitamos una victoria para reactivarnos, para animarnos y volver a creer en lo que estábamos haciendo bien en la pretemporada”, afirma. La oportunidad para conseguirla llega pronto, este mismo domingo con la visita del Viveiro. Es la ocasión pintiparada para poder cerrar de modo digo una semana con tres partidos. Los alondristas sumarían cuatro puntos en estos siete días y tendrían una base para poder remontar el vuelo. No hacerlo sería entrar en complicaciones.

“No quiero que lo veamos como una final porque es algo que nos generaría una mayor ansiedad, y no es lo que nos hace falta ahora”, explica el técnico del conjunto cangués. Su interpretación del choque es el de “un partido importante que debe servirnos como punto de inflexión para avanzar puestos y ganar confianza”. Además, quiere “volver a ganar en casa y hacernos fuertes en un choque que será durísimo ante un buen contrincante”.

"El partido ante el Viveiro debe servirnos de punto de inflexión", afirma Tizón

decoration

La novedad para este partido será la presencia del centrocampista Cacheda, ya recuperado tras el esguince de tobillo sufrido en el entrenamiento del pasado viernes, que le impidió jugar ante Villalbés y Noia. Con él listo Tizón podrá contar –ahora sí– por vez primera con la totalidad de su plantilla para afrontar el trascendental partido (domingo, 17 horas, campo de O Morrazo).

Solo uno de los cinco goles ha sido en jugada

El aspecto ofensivo es un de las preocupaciones de un José Tizón que ha visto cómo de los cinco goles anotados por su equipo hasta la fecha solamente uno ha llegado en una acción de juego. El tanto de Firi que sirvió para igualar el choque ante el Estradense es la excepción a una regla que dice que el Alondras solo marca a balón parado. De este modo, en la victoria de la primera jornada ante el Atlético Arnoia Aitor Díaz anotó al rematar un saque de esquina y Jesús lo hizo desde los once metros. El primero de los tantos frente al Estradense también fue en una jugada de estrategia, con remate de Aitor Díaz. Y el último gol de los cangueses, marcado el martes en Noia fue de Mauro al transformar un penalti.

“Estamos llegando más que los rivales al área contraria y teniendo más ocasiones, pero nada”, se lamenta el entrenador vigués, que reflexiona sobre si “lo que nos falta es algo más de pausa, de tranquilidad, o quizás simplemente acierto”. La otra posibilidad es que “nos esté pesando la ansiedad por no ganar”. Lo que tiene claro Tizón es que hay un problema en el último cuarto de campo. “Ahí nos falta algo para poder conseguir mayor provecho a nuestras acciones”, subraya. Falta que los jugadores ofensivos del equipo puedan estrenar por fin su casillero. El único de los tres puntas natos del equipo que ha marcado es Firi. Manu Vilán todavía no ha podido ver puerta en Liga y Nando, que sale habitualmente desde el banquillo, tampoco.

Compartir el artículo

stats