Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balonmano - Liga Sacyr Asobal

La fe del Cangas rescata un punto épico

Alberto Martín, en el partido de ayer en O Gatañal, anotó el gol decisivo ante el Valladolid. | // GONZALO NÚÑEZ

La pandemia parece que empieza a quedar atrás y que entramos en eso llamado “nueva normalidad”. Pero en esa nueva normalidad hay algo que no cambia: los milagros del pabellón de O Gatañal. El Frigoríficos del Morrazo-Construcciones Castro conquistó ayer un punto épico en un partido que a menos de cinco minutos para el final estaba perdido, con una desventaja de cuatro goles ante el Recoletas Valladolid. La plantilla canguesa, impulsada por su afición, se negó a bajar los brazos y obtuvo su recompensa. Del 26-30 del minuto 56 se pasó a un 30-30 con un gol sobre la bocina de Alberto Martín. Un punto también de justicia poética para pivote del Cangas, que en el partido ante Bidasoa falló una acción calcada y que hubiese supuesto la victoria ante el subcampeón de liga.

Jugadores y público festejan el gol del empate de ayer. | // G.NÚÑEZ

El equipo entrenado por Nacho Moyano tenía ganas de enmendarse después de la derrota del miércoles ante el Torrelavega y los pucelanos venían tocados tras encajar dos resultados negativos. Tras un intercambio inicial de goles el Frigoríficos tomó el mando en el electrónico. Fue después de un parcial de 3-0, con un tanto de Gayo y dos de Rubén Soliño (5-3, min.10).

A partir de ese momento el Cangas llevó la iniciativa, aunque sin despegarse nunca de su rival. Su ventaja no superó nunca los dos goles y el Valladolid hacía la goma para empatar. Los ataques se mostraban más acertados que las defensas y en el bando cangués Nacho Moyano daba entrada a Gerard Forns buscando un revulsivo en la portería. Sendos goles de Alberto Martín y Brais pusieron al Cangas dos arriba justo antes del descanso (15-13), aunque el Valladolid logró empatar con dos tantos de su pivote Ramos, que fue un martirio para la defensa del Frigoríficos.

David Iglesias en una acción en defensa con Manuel García. Gonzalo Núñez

El arranque de la segunda mitad siguió los derroteros de la primera, con un ritmo de anotación prácticamente endiablado. En el minuto 40 el electrónico de O Gatañal reflejaba un empate a 20 goles. El Cangas no conseguía que su defensa 6.0 fuese el muro de otras ocasiones y el Valladolid tenía en su portería a un inspirado César Pérez.

El rumbo del partido comenzó a inclinarse para el lado vallisoletano en ese momento. Con un 20-19 en el marcador Moi Simes falló un penalti y acto seguido los visitantes lograron un parcial de 0-3 para ponerse 20-22 (min.41). El Cangas falló varias acciones claras en ataque, lo que obligó a Nacho Moyano a solicitar tiempo muerto. El veterano Javi Díaz volvió a la cancha, pero los cangueses seguían atascados en ataque. Cuando no era César Pérez era un palo o un larguero el que repelía los lanzamientos, como un siete metros de Dani Fernández. La ventaja del Valladolid se disparó hasta los cuatro goles después de que Camino de la Sal anotase el 22-26. Una desventaja que pudo llegar a los cinco tantos si a continuación Roki no cometiese su único fallo desde los siete metros.

Dani Fernández se dispone a batir a César Pérez desde el extremo. Gonzalo Núñez

Pese a ello el Frigoríficos encaró los últimos diez minutos con un marcador de 23-27. Nacho Moyano volvió a parar el encuentro y para ese tramo final arriesgó con una defensa abierta y presionante. Dos recuperaciones culminadas con dos contragolpes de manual por Dani Fernández abrieron de nuevo la puerta a la esperanza (25-27, min.54). Una ilusión que pareció difuminarse con otro arreón del Valladolid, con goles de Camino y de Borja Méndez, otro tormento para el Cangas. Los visitantes volvieron a su renta de cuatro goles (26-30) con apenas cuatro minutos por delante. El equipo de David Pisonero acariciaba la victoria... pero en O Gatañal 60 minutos dan para mucho.

El Frigoríficos, impulsado por una afición que no cesó de animar y de corear el consabido “¡Sí se puede!”, no bajó los brazos y decidió morir matando. Dos goles desde los siete metros de Jenilson Monteiro y el sexto tanto de la tarde para Dani Fernández devolvieron la esperanza al Cangas, que con algo más de un minuto por delante apretaba el electrónico hasta el 29-30. La defensa canguesa consiguió recuperar el balón y montar una acción de ataque, aunque las prisas llevaron a Monteiro a cometer una clara falta en ataque.

La sangre fría y los goles de Jenilson Monteiro fueron decisivos en los últimos instantes del partido. Gonzalo Núñez

La posesión volvía al lado vallisoletano. Camino de la Sal intentó sentenciar el partido y cometió su único fallo de lanzamiento en toda la tarde. Javi Díaz no se demoró y puso de inmediato el balón en la zona de ataque. Una jugada clavada al final del encuentro ante Bidasoa. La pelota la recibió Alberto Martín, que se giró y esta vez sí consiguió anotar al límite del tiempo reglamentario. Un punto que la plantilla festejó como una victoria con la afición de O Gatañal. Los cangueses han recuperado su talismán y siguen invictos en su feudo. El próximo fin de semana toca visitar al Bada Huesca.

El entrenador del Cangas, Nacho Moyano, da instrucciones a sus jugadores durante un tiempo muerto. Gonzalo Núñez

Moyano: “Era un partido perdido y al final rescatamos un punto”

Nacho Moyano lo tenía claro al acabar el encuentro. “El de hoy [por ayer] era un partido completamente perdido, pero al final rescatamos un punto. Y además con algo de justicia poética porque el último gol lo marcó Alberto Martín, en una acción como la del día de Bidasoa. Entonces perdimos un punto, pero hoy lo ganamos”, afirmaba. El técnico reconocía que ayer la defensa no fue tan sólida como en otras ocasiones, lo que no ayudó a que Javi Díaz y Gerard Forns se metiesen en el partido. “Probamos de todo y lo único que nos funcionó fue la defensa presionante del final”, apuntaba. En ataque manifestaba que “no jugamos mal, pero César estuvo muy acertado y sacó muchas bolas”. Moyano tiene claro que una gran parte del mérito del punto de ayer ante Valladolid corresponde al público. “La temporada pasada, con el pabellón medio vacío por la pandemia, esto no hubiese sido posible. La afición no nos dejó bajar los brazos y nos llevó en volandas”, agradecía.

FICHA TÉCNICA

Frigoríficos del Morrazo (30): Javi Díaz, Dani Fernández (6), Rubén (3), Quintas, David (4), Alberto Martín (5), Santi, Monteiro (4, 2p)–siete inicial– Forns (ps), Simes (1p), Brais (3), Gayo (3), Menduíña, Salgado, Asensio y Aizen (1).

Recoletas Valladolid (30): César Pérez, Méndez (5), Daniel Pérez (1), Patrianova (4), Álvaro Martínez (2), Miguel Martínez (6), Manuel García (3)–siete inicial– Roki (2p), Ramos (4), Rosell (1), Fischer, Camino de la Sal (2), Arce y Casares.

Marcador cada 5 min.: 1-2, 5-3, 9-7, 11-11, 13-13, 15-15 (descanso), 19-18, 20-20, 22-24, 23-27, 26-28 y 30-30.

Árbitros: Macías de Paz y Ruiz Vergara. Excluyeron por el Cangas a Martín y Monteiro y por el Valladolid a .Roki, Méndez, Daniel Pérez, Rosell y Casares 

Incidencias: Unos 1.000 espectadores en el pabellón de O Gatañal.


Compartir el artículo

stats