Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Remo

El coleccionista de Conchas

Fernando Rúa, en Moaña con sus diplomas de La Concha.y algunas medallas ganadas en diferentes campeonatos. | // GONZALO NÚÑEZ

Tan prolífica como exitosa ha sido la carrera deportiva de este remero formado en la cantera de la Sociedad Deportiva Tirán que ahora, a los 46 años de edad, ha decidido retirarse de la élite. Lo hará como todos sueñan, en lo más alto, en una temporada espectacular en la que ha sumado con Santurtzi un nuevo doblete con Liga Eusko Label y Bandera de La Concha, además de otros títulos en bateles, trainerillas y traineras. Con Fernando Rúa se va el último exponente de la mejor generación de remeros de Moaña y uno de los bogadores más laureados de toda Galicia.

Siete Banderas de La Concha (él añade una más, la de la polémica descalificación de Urdaibai en 2013), tres títulos de la Liga Eusko Label, varios campeonatos de España de traineras (incluyendo los ganados con la SD Tirán en 1996 y 1997) e innumerables títulos en bateles, trainerillas y traineras. Es el palmarés de un Fernando Rúa que abandona el remo profesional pero que deja la puerta abierta a seguir vinculado a este deporte de un modo menos exigente.

Rúa con su mujer Tatiana y su hijo Sergio posando con el título de la Liga Eusko Label.

“Son muchos años yendo y viniendo entre Moaña y Euskadi y creo que con 46 años ya me llega. El cuerpo me dice que pare”, razona. La lógica de su pensamiento no concuerda, sin embargo, con su rendimiento este año. Ganador de los campeonatos de Vizcaya, Euskadi y España en bateles y trainerillas y del de Vizcaya en traineras, además de Liga Eusko Label y Concha. “Me voy ganando todo. Soy un privilegiado, me lo dice todo el mundo”, reconoce. La suya ha sido una segunda vida inesperada tras haberse retirado en 2016. Tras un par de temporadas entrenando en el Vila de Cangas llegó la propuesta de un excompañero suyo como Íker Zabala para enrolarse en Santurtzi. “Yo me había operado del hombro y con 41 años no pensaba en la ACT. Luego llegó Íker y le dije que no estaba a nivel, pero me convenció. ¡Quién me lo iba a decir!”, afirma.

Nando Rúa deja el remo profesional a los 46 años y con un palmarés de vértigo. “Soy un privilegiado”, afirma

decoration

Todavía recuerda el sabor de La Concha ganada hace un par de semanas. “Es la de mi retirada de verdad. Fui a echar una mano y acabé remando todas las regatas del año. Aunque volviese aquí ya no podría lograr una Liga o una Concha, por eso esta es especial”, manifiesta. Su gesta tiene aún más valor en un mundo del remo en el que ve cada vez “mayor nivel. Los de arriba son cada vez mejores y también hay más nivel en la zona media-baja”, algo que repercute en Liga Gallega y ARC. “En Galicia estaba Meira y Bueu un escalón más abajo, y en la ARC salvo Pedreña, Kaiku y Getaria el nivel era muy flojo”, apunta. Sin embargo, su reflexión sobre el futuro del remo es muy pesimista. “Esto se acaba. Hay un nivel cada vez más alto porque hay más conocimientos y material, pero cada vez hay menos remeros. Es muy sacrificado y la gente prefiere otras cosas”, dice.

Rúa hizo el saque de honor en el partido de ayer del Moaña. Gonzalo Núñez

La presencia de remeros cada vez más veteranos –su caso y el de Luis Pazos, que sobrepasa el medio siglo, son los más evidentes– parece respaldar sus palabras. “Es difícil encontrar un relevo y pasa en todos los clubs. En Santurtzi los cuatro de popa éramos casi intocables”, señala el deportista, que al hablar de la situación en Galicia ve nubarrones aún más negros. “Falta apoyo económico. En Euskadi lo hay y siguen ganando remeros o llevándose alguno que salga en Galicia. ¿Cómo van a poder competir los equipos de aquí?”, se pregunta.

"La fusión de Tirán y Meira es lo mejor que le podría pasar al remo en Moaña", asegura

decoration

Para él, que se formó en Tirán pero que también estuvo en Samertolaméu (además de en Bermeo, Astillero y Santurtzi), fue una decepción el playoff de ascenso de este año, que dejó fuera a los tres barcos gallegos. “Fue una pena para Meira. Tenía que haber ganado el primer día a Getaria, porque este año era más fácil para Kaiku al tener regata en ría el domingo. Era difícil”, manifiesta.

Rúa, quinto por la izquierda, junto a la bandera, con sus compañeros de la SD Tirán de 1997.

Rúa no rehúye la cuestión siempre peliaguda de si el futuro del remo en Moaña debería pasar porque Meira y Tirán sumasen fuerzas. “Es lo mejor que le podría pasar al remo moañés. De la fusión de San Juan y Remedios nació Tirán, el de 1996, el que arrasaba y fue campeón de España de traineras en el 96 y el 97 y segundo en La Concha del 96 ganando una de las finales, lo que nunca se había soñado en este deporte”, asegura. Sabe, no obstante, que el camino sería complicado. “Tienen que hablar las directivas, tomar conciencia de que siempre estamos rozando el larguero. Entre los dos clubes podría haber una trainera más decente, no para ganar ahora mismo La Concha, pero para el futuro, ¿Quién sabe?”, sentencia.

Compartir el artículo

stats