Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balonmano - Liga Asobal
Alen Muratovic Ex jugador del Balonmán Cangas-Frigoríficos del Morrazo

“No quería arrastrarme por la pista”

Alen Muratovic, ayer con sus hijos, en el paseo de Cangas. El pequeño viste la camiseta del Cangas con el dorsal 24 de su padre.

Alen Muratovic, ayer con sus hijos, en el paseo de Cangas. El pequeño viste la camiseta del Cangas con el dorsal 24 de su padre. Gonzalo Núñez

El Balonmán Cangas-Frigoríficos del Morrazo pierde para la próxima campaña a uno de sus jugadores más especiales: Alen Muratovic. El montenegrino es el extranjero que más veces ha defendido la camiseta del Cangas y, sin ninguna duda, es uno de los mejores jugadores que ha pasado por O Gatañal. Camino de los 42 años ha decidido dar un paso al lado, retirarse cuando aún se encuentra en buenas condiciones y tras diez temporadas en el club, todas ellas en Asobal, con 373 partidos y 1.506 goles en la máxima categoría del balonmano español.

Alen Muratovic nació en Niksic (Montenegro), pero después de diez temporadas defendiendo la camiseta del Balonmán Cangas es ya un cangués más de pleno derecho. No solo porque su esposa sea canguesa y sus dos hijos hayan nacido en la localidad, sino por su identificación con Cangas y con su afición. Es uno de los ídolos de la grada de O Gatañal, con la que siempre tuvo una conexión especial. Ahora anuncia que es el momento de dar un paso al lado y dejar el deporte de alto nivel cuando aún está en un buen momento.

–Su renovación no acababa de anunciarse y en la última asamblea del club, la directiva decía que la decisión sobre su futuro era suya. ¿Ha tomado ya una decisión?

–Sí. Creo que es el momento de dejar el balonmano como jugador. Tengo 41 años y en octubre cumpliré 42 Disfruté muchísimo y estoy muy agradecido al Cangas por darme la oportunidad de volver a jugar al balonmano después de salir de una lesión tan grave y tras tres años sin jugar.

–Se lesionó en el hombro en el año 2010, cuando estaba en el potente Flensburg de la Bundesliga. En la temporada 2013/14 vuelve a jugar en Cangas rodeado de incógnitas sobre ese hombro. Si en aquel momento alguien le dijese que iba a estar ocho años más en Asobal, ¿qué pensaría?

–¡Qué estaba loco! [risas] Jamás podría pensar algo así. Yo en aquel entonces estaba retirado, pero fue algo que pasó poco a poco, de forma natural. Y yo estoy muy feliz porque me sentí rejuvenecer, me sentí importante.

Alen Muratovic en un encuentro de la última temporada en O Gatañal, ante el Anaitasuna. Gonzalo Núñez

–¿Por qué decide dejarlo ahora, cuando aún se le ve en buenas condiciones y con posibilidad de aportar cosas?

–Es una decisión que siempre es difícil porque dejas lo que mejor sabes hacer. Voy camino de 42 años y cada vez me cuesta más recuperar. Creo que es el momento adecuado porque tampoco quería dejarlo arrastrándome por la pista.

–¿Se ve jugando quizás en un equipo de categoría inferior o incluso entrenando?

–Ahora lo que quiero es descansar, disfrutar de mis dos hijos, verlos crecer y seguir viendo balonmano. Lo de entrenar no me llama y de hecho ni siquiera tengo la licencia. Cuando me lesioné en el Flensburg aproveché para formarme en planificación y gestión deportiva, que es algo que sí me atrae.

–¿Qué recuerdo tiene de aquel joven de 21 años que llegó a Cangas en la temporada 2003/04?

–Cangas fue el primer club en el que jugué fuera de Montenegro. Yo solo era un chaval de 21 años y aquí aprendí a jugar, me enseñaron mucho y estuve muy a gusto. ¡Y cuando estás a gusto aprendes más y mucho mejor!

Alen Muratovic en un partido en su primera etapa en el Cangas. Gonzalo Núñez

–Desde el primer momento tuvo una conexión especial con la grada de O Gatañal, que se mantuvo durante toda esta segunda etapa. ¿A qué lo atribuye?

–Mire, cuando un jugador extranjero está tantos años en un club es que hay algo más. Algo emocional, no solo deportivo. Es un sentimiento. Yo siempre lo di todo en la pista y eso la gente lo nota. Yo voy a seguir yendo a O Gatañal siempre que pueda para animar al Cangas.

–Alejandro López, Pillo, Magí Serra y en las dos últimas temporadas Nacho Moyano. ¿Cómo valora a los entrenadores que ha tenido en Cangas?

–¡Fantásticos! Todos perfectos. Alejandro y Pillo se puede decir que quizás eran de la vieja escuela y Magí y Nacho de una nueva escuela. Aprendí mucho de todos y Nacho Moyano está realizando un gran trabajo con los jóvenes. Y creo que Pillo es de los mejores entrenadores de España.

–En su segunda temporada con Alejandro López el Cangas se clasificó por primera vez para jugar en Europa, aunque usted luego se fue a Valladolid. Con Pillo volvieron a clasificarse para la Copa EHF y esa vez sí que lo pudo disfrutar.

–Aquello fue increíble. Un equipo como el Cangas, con un presupuesto tan humilde jugando en Europa y la Copa Asobal. Había muy buen equipo, con mucha gente joven y del club. Éramos todos amigos y jugábamos casi de memoria. Fueron dos temporadas consecutivas en las que acabamos de quintos y en la segunda estuvimos doce partidos sin perder. ¡Increíble!

–No me diga que en aquel momento no tuvo ofertas por más dinero para irse a otro sitio.

–Sí que las tuve, pero no era solo una cuestión económica. No quise irme. Yo estoy muy bien aquí con mi familia. Quería retirarme en Cangas.

Muratovic en agosto de 2013, cuando decidió probarse de nuevo para jugar con el Balonmán Cangas. Gonzalo Núñez

“Manuel Camiña es un padre para mí”

–Su presencia y su relación con Cangas sería imposible sin el expresidente Manuel Camiña...

–[Se queda callado unos instantes y contesta muy emocionado] Es como un padre para mí. Desde el primer momento fue alguien importante y le estoy muy agradecido. Insisto, llegué aquí muy joven y aprendí mucho. Todo el mundo me acogió como uno más, como en una familia, y yo intenté darlo todo sobre la pista.

–Después de tanto tiempo es imposible referirse a usted únicamente como montenegrino. Al menos una parte de usted ya es canguesa.

–Está claro que mi nombre y mi apellido no son de aquí, pero es verdad que tengo como dos partes. Es algo emocional, diferente. Es algo muy difícil de explicar, pero aquí me siento como en mi casa.

–¿Cómo ve al equipo para la próxima temporada?

–Hay plantilla para salvarse, se mantiene el bloque con el que conseguimos la permanencia la temporada pasada y llegan jóvenes con mucha proyección. Nacho Moyano es muy bueno trabajando con ellos y Cangas es el sitio perfecto para ellos. Aquí van a tener minutos y oportunidades. No creo que tarden mucho en adaptarse al sistema de juego del entrenador. Lo que deben hacer es dar el 100% desde el principio y tener hambre, mucha hambre deportiva.

Compartir el artículo

stats