Ficha Técnica:

Anaitasuna  (20): Hualde, Brinco, Garralda (2), Soto, Aramendia (1), Puncel (6), Aldave (4), Mariñelarena, Ganuza 81), Beperet (4), Valenzuela (1), Iriarte, Ilzarbe, Urbeltz, Braune.

Tecnosat Cangas (19): Naihara (2), Sabela, Goretti (3), Nerea (6), Julieta (1), Noa, Salma, Silvia, Iria (5), Eva, Raquel, Uxía (2), Alba, tania y Zoe.

Marcador cada 5 min: 1-2, 3-6, 5-7, 6-10, 10-12 (descanso), 13-13, 15-16, 17-17, 19-18 y 20-19.

Árbitros: Manuel J.Dato y Ioana Mihaela. Excluyeron por el Anaitasuna a Aramendia, Aldave (2) y Beperet. Por el Cangas a Naihara, Nerea e Iria. 

No pudo ser. El Tecnosat Cangas perdió ayer en la semifinal del Campeonato de España infantil contra el Helvetia Anaitasuna (20-19). Las canguesas se quedaron con la miel en los labios, después de dominar el marcador durante gran parte del encuentro y con una última posesión con la oportunidad para empatar. Hoy jugarán se disputarán ante el Granollers la medalla de bronce (10.30 horas). El Palautordera dio la sorpresa en la otra semifinal y eliminó a las vallesanas (16-18).

Las canguesas llegaban a la semifinal después de superar una fase previa más exigente y dura que la del Anaitasuna, lo que influyó en su nivel de cansancio. Pese a ello el Tecnosat Cangas llevó el control del partido desde los primeros instantes y gozó de ventajas de cuatro y cinco goles (6-10, 7-11). En los últimos instantes las navarras lograron apretar el marcador y al descanso se llegó con un resultado de 10-12.

Tras el intermedio la igualdad fue máxima: Anaitasuna consiguió empatar con rapidez (13-13) y a las jóvenes canguesas, que durante el primer tiempo pudieron anotar con facilidad, les costaba encontrar el camino a la portería. El equipo entrenado por Daniel Malvido no fue capaz de explotar una de sus mejores armas, que es el uno contra uno. Además las decisiones arbitrales tampoco jugaban a su favor.

Las navarras consiguieron ponerse dos goles arriba (19-17, 20-18) con poco más de cinco minutos por jugar. Esos últimos instantes estuvieron llenos de imprecisiones por ambos bandos. Un tanto de Julieta Aquino puso el 20-19 con menos de un minuto por delante, lo que provocó un tiempo muerto de Anaitasuna.

En la siguiente acción la defensa canguesa consiguió robar el balón, pero no fue capaz de hacerlo llegar con claridad a la línea de ataque y se le escapó la posibilidad de forzar la prórroga.