DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol - Tercera División

El Alondras se acostumbra al éxito

Una acción del choque entre Alondras y Portugalete en la última fase de ascenso alondrista. |  // S. ÁLVAREZ

Una acción del choque entre Alondras y Portugalete en la última fase de ascenso alondrista. | // S. ÁLVAREZ

Seis fases de ascenso a Segunda División B (la ahora llamada Segunda RFEF) en toda su historia y tres de ellas en los últimos cuatro años. El Alondras se ha acostumbrado a vivir en las alturas en busca de la campanada que le permita dar el salto de categoría. La escuadra dirigida por Jorge Otero seguirá la misma senda que inició hace casi dos décadas José Manuel Duarte, y por la que posteriormente transitaron Juan Carlos Andrés (2006), Alfredo Álvarez, “Fredi” (2012) y Antonio Fernández, este en dos ocasiones (2017-2018 y 2018-2019). La única diferencia es que los de Otero encaran esta cita en un formato autonómico, a causa de la pandemia.

Aún pervive fresco en la memoria el último envite rojiblanco por el ascenso. Tras haber entrado como cuarto clasificado en una última jornada en la que derrotó a domicilio al Bergantiños, los de Antonio Fernández se cruzaron en primera ronda con el Mensajero, con el hándicap de jugar el primer encuentro en O Morrazo. Los cangueses pusieron el fútbol y las escasas ocasiones, pero no fue hasta el último minuto cuando Abel elevaba el definitivo 1-0 al marcador. Faltaba dar la puntilla en el campo Silvestre Carrillo de La Palma. Allí los locales dominaron ante un Alondras que supo sufrir, más aún cuando Álex González igualaba la eliminatoria con el 1-0. Sin embargo, tan solo cinco minutos después Aitor Díaz aprovechó un error canario para empatar el encuentro y encarrilar la clasificación rojiblanca.

La segunda ronda enfrentó al Alondras con un Portugalete que confirmó las expectativas de equipo poderoso y físico, con capacidad de llevar los partidos a su terreno. Así lo hizo en Cangas ante un equipo cangués irreconocible que encajó dos goles y que solamente pudo recortar distancias en el descuento con un tanto de Yelco para dar esperanzas para la vuelta. En La Florida, en un duelo muy competido, los vascos se adelantaron y Yahvé igualó de falta en el 87. Yelco pudo forzar la prórroga poco después pero erró y la aventura rojiblanca acabó ahí. De ese Alondras sobrevive casi una decena de jugadores en la actual plantilla, con Nucho, Martín, Pablo García, Jesús, Aitor, Yahvé, Iván Pérez, Mauro o Jonás.

Un año antes, en la campaña 2017-2018 los cangueses ya habían tenido la oportunidad de competir con los mejores, curiosamente tras clasificarse en la última jornada con victoria ante el Bergantiños. Su rival fue el Langreo, pero aquel equipo pagó su inexperiencia en un primer partido que los asturianos dejaron prácticamente sentenciado con un doloroso 0-3. No obstante, lejos de tirar la eliminatoria, los cangueses fueron a Ganzábal con una fe inquebrantable. Mauro marcó en el 64, Álex Rey puso en el 78 el 0-2 y en el 92 llevó la locura al banquillo visitante al anotar el 0-3 que llevaba a ambos equipos a la prórroga. En ella Aimar recortaba diferencias y los de Antonio Fernández reclamaron un penalti a Álex Rey. El que sí se pitó fue uno a favor del Langreo, que puso el 2-3 que le daba el pase definitivo en el minuto 116.

Más atrás queda en el tiempo el año 2012, con un Alondras que fue segundo en Liga y que, de la mano de Fredi, eliminó al Cayón tras haber perdido 1-0 en Cantabria y ganar 2-0 en O Morrazo. En la siguiente eliminatoria, el Racing B ganó en la ida 1-0 e hizo valer ese resultado con el 0-0 de la vuelta.

Con Juan Carlos Andrés (2006) el cuadro cangués fue cuarto y se cruzó con el potente Real Madrid C. Los blancos ganaron 1-2 en O Morrazo, mientras que en su campo el duelo finalizó con un empate sin goles. El debut rojiblanco con las fases de ascenso fue en 2002, tras ser segundo en Liga y afrontar una fase en formato de grupos ante los poderosos Ávila y Móstoles y el Siero. El destino fue cruel con los de Duarte, que sumaron 12 puntos, tan solo uno menos que el Ávila, que se embolsó el ascenso.

Compartir el artículo

stats