El Frigoríficos del Morrazo se quedó esta tarde sin premio en su partido ante el Viveros Herol Nava, que concluyó con una victoria por la mínima de los locales y con polémica porque los colegiados anularon un gol desde el extremo a Dani Fernández con un 19-18 en el electrónico. Los segovianos fallaron el siguiente ataque y luego el Cangas no pudo convertir en gol su última acción, con el tiempo casi cumplido.

El Balonmán Cangas fue mejor durante prácticamente todo el partido, con ventajas que llegaron a los cuatro goles en el primer tiempo y en el segundo. Fue un partido de defensas, de grandes paradas por parte de los dos porteros y con muchos errores propiciados por la tensión y la agonía de lo que estaba en juego. Los cangueses se fueron al descanso con una ventaja de tres goles (7-10), sobre todo a la inspiración de David Iglesias que en tres minutos anotó tres goles consecutivos y mantuvo a los suyos a flote.

El arranque de la segunda parte parecía prometedor para el Frigoríficos. Después de un gol de Dani Cerqueira recuperaba los cuatro goles de renta (8-12, min.33) y tuvo posesión para irse de cinco. Poco después los colegiados señalaron una roja descalificante a Mota por un golpe en la cara a David Iglesias, que tenía que volver al banquillo con la nariz sangrando y con un evidente enfado porque en el primer tiempo había pasado algo similar.

El Cangas mantuvo el control del partido hasta el minuto 50, cuando Villagrán anotó el 16-16 e instantes después, tras una falta en ataque de Cerqueira, anotó el 17-16, que era la primera ventaja en todo el encuentro para los naveros. Los cangueses volverían a ponerse por delante con sendos goles de David y Cerqueira (17-18, min.54). A continuación empató Pérez Arce, el mejor de Nava esta tarde, y luego se sucedieron errores por parte de ambos equipos y paradas increíbles de Javi Díaz y Patotski. Bernabéu aprovechó un error en ataque del Cangas para anotar el 19-18 con un minuto por jugar.

Nacho Moyano solicitó tiempo muerto y en la siguiente acción el balón llegó al extremo, desde donde Dani Fernández no falló. Sin embargo los colegiados anularon el tanto, bien por falta en ataque o porque estaba pisando la línea, y el Cangas ya no fue capaz de empatar a pesar de una parada milagrosa de Javi Díaz.

Ahora a los cangueses no les queda más remedio que ganar a Anaitasuna el miércoles y a Guadalajara el sábado. Y aún así la salvación no estaría garantizada. Toca sufrir.