Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balonmano - Liga Sacyr Asobal

Un atasco hipoteca al Frigoríficos

David Iglesias arma el brazo para lanzar en el duelo de ayer ante el Bada Huesca. |  // ANDREY SAPIZHAK/BM HUESCA

David Iglesias arma el brazo para lanzar en el duelo de ayer ante el Bada Huesca. | // ANDREY SAPIZHAK/BM HUESCA

Un parcial de 7-0 después de alcanzar el ecuador del primer tiempo hipotecó las opciones del Frigoríficos del Morrazo para puntuar en la cancha de un solvente Bada Huesca que demostró el porqué de su tercera posición en la Liga Sacyr Asobal. El conjunto de Nacho Moyano echó por tierra en once minutos el buen trabajo anterior y desperdició la renta de dos goles con la que había llegado al minuto 16 de partido (7-9). Ni tan siquiera el tiempo muerto del técnico madrileño (con 11-9 en el minuto 22) evitó la deriva de los suyos, que ya no fueron capaces de entrar de nuevo en partido.

Hasta ese fatídico minuto 16 el Cangas había sabido marcar su ritmo. En un choque caracterizado por la igualdad los cangueses fueron moviéndose con rentas mínimas en el marcador e incluso alcanzaron en dos ocasiones los dos goles de ventaja (6-8 y 7-9). A ello había contribuido el acierto de Dani Fernández, pero, sobre todo, de un David Iglesias que capitaneaba los ataques de los suyos. El Huesca, con Tioumentsev al timón, aguantaba a la espera de su oportunidad gracias a que el Cangas no estaba tan fino en defensa como en otras ocasiones.

Y esta llegó en medio de un atasco descomunal de los de O Morrazo, a quienes pareció que se les habían fundido los plomos. Argüillas sacó un par de manos, llegaron las temidas pérdidas de balón y el Frigoríficos se fue del choque, sin que los recambios que dio Moyano sirviesen para enderezar el rumbo. Al descanso, el 15-11 aún otorgaba ciertas opciones de remontada a los visitantes, pero las buenas sensaciones se habían instalado ya del lado de los locales.

Mal arranque

Las esperanzas desaparecieron con la puesta en escena en el segundo acto. El Cangas erró sus tres primeros lanzamientos y el Huesca no desaprovechó la oportunidad de estirar su ventaja (17-11, minuto 32). Menduiña fue el encargado de hacer la goma y de dar los últimos coletazos de resistencia (17-13), pero los de Nolasco ya estaban embalados. Un nuevo estirón les permitió coger hasta siete goles de renta (21-14, minuto 39) y Moyano comprendió que la suerte en este encuentro ya estaba echada.

El técnico madrileño sustituyó a David Iglesias y optó por repartir minutos y esfuerzos entre todos sus jugadores, pensando en la cita de este domingo en el pabellón de O Gatañal ante el Logroño y un poco más allá en la maratón de partidos que le espera a los suyos. La primera final salió cruz pero en apenas unos días el Cangas ya tendrá otra por jugar.

Compartir el artículo

stats