Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol - Preferente Sur

El Beluso no se desvía de su objetivo

Una acción del duelo Beluso-Gran Peña del pasado fin de semana. | // GONZALO NÚÑEZ

Poner al equipo a punto tras una larga inactividad y probar futbolistas de cara a la temporada que viene. Este es el doble objetivo que se marcó la Cultural Deportiva Beluso a principios de temporada y al que se aferra en un mal arranque de Liga que le ha llevado a perder sus tres primeros encuentros ante Umia, Pontevedra B y Gran Peña. Una situación que no agrada a su entrenador, Óscar García, pero que asume ante las especiales circunstancias de esta liga exprés. “No nos desviamos de la meta. Lo que queremos es poner bien a la gente, mejorar el ritmo de los entrenamientos y que estos tres meses de competición sean buenos para los futbolistas”, señala el técnico, que añade que “evidentemente queremos ganar partidos, pero ya sabíamos cómo iba a ser esto”.

García reconoce que el factor físico se está dejando notar en exceso en estas primeras semanas. “Hay gente que lleva mucho tiempo parada. El Umia, además de ser un gran equipo, nos llevaba muchas sesiones de ventaja. El Pontevedra B tiene un buen equipo con mucha gente entrenando arriba. Y ante el Gran Peña pudimos hacer más, pero los errores nos condenaron”, afirma. Apunta asimismo que más de un futbolista necesita un acondicionamiento general, pero que el arranque de la competición no lo ha permitido.

“La gente no está bien y eso se nota muchísimo”, señala, antes de añadir que “vamos a ir mejorando con los entrenamientos”. Eso sí, lanza el mensaje de que la temporada será una prueba no solo para los futbolistas más jóvenes, sino para toda su plantilla. “Aquí estamos probando a todos para el año que viene, que esperamos sea normal. Pensamos en hacer un equipo competitivo para la próxima temporada y hay que ver cómo está todo el mundo”, subraya.

A pesar de las dificultades, Óscar García se muestra convencido de que “a muchos les va a venir muy bien esto”. El acoplamiento del equipo, después de haber sufrido la marcha de prácticamente todo el once titular, “es lento”, tal y como admite el técnico, que recuerda que “tenemos a siete futbolistas menores de 20 años”. Es más, seis de ellos han pasado de estar a prueba a dar el salto sin red a la categoría. “Me gusta dar la oportunidad a los jóvenes y así podremos tenerlos más rodados para la próxima Liga, cuando se incorporen algunos de los futbolistas del año pasado”, manifiesta el preparador del Beluso, sabedor de que lo que más precisan los suyos es tiempo y que el formato de la Liga, sin descensos, se lo concede.

Los buenenses son últimos de su grupo junto al Cambados, sin haber sumado por el momento. El domingo buscarán estrenar su casillero en el partido que afrontará ante el Villalonga, tercero con seis puntos.

Cinco bajas para el duelo en Vilalonga

Óscar García no recuperará efectivos de cara al partido del domingo ante el Villalonga y seguirá contando con cinco bajas, lo que le deja con solamente 14 jugadores disponibles (12 de campo y los dos porteros). Los únicos que tenían previsto comenzar a trabajar algo ayer eran Serxio e Iván, pero con vistas al siguiente fin de semana. La enfermería buenense cuenta con Iván como inquilino, con una fuerte contractura en los isquiotibiales. También Aarón tiene molestias en los adductores que le han impedido participar con regularidad. Serxio se recupera de un esguince de tobillo sufrido en el amistoso ante el Porriño y Dani Otero sufrió una fuerte contusión en el tobillo encuentro ante el Pontevedra B. El quinto afectado es Manu Reiriz por unos mareos. “Las bajas eran algo previsible después de tanto tiempo de inactividad. Hay que estar tranquilo e ir recuperando a la gente”, dice el técnico.

Compartir el artículo

stats