DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tenis de mesa - División de Honor Femenina

Una médica en el tablero

Daria Zakharova en el exterior del pabellón del colegio de San Roque, en Cangas

Daria Zakharova en el exterior del pabellón del colegio de San Roque, en Cangas Gonzalo Núñez

Sigue los pasos que en años anteriores marcaron su compatriota Olena Nalisnikovskaya y la paraguaya Lucero Arami Ovelar para liderar a un Autoescuela Cinania que competirá en la segunda máxima categoría del tenis de mesa nacional, solo por debajo de la Superdivisión. Pero en su caso el tenis de mesa es la puerta de entrada a un objetivo, el de vivir en un futuro próximo en España y ejercer su profesión de médica anestesista. La ucraniana Daria Zakharova deja atrás la lucha contra el Covid en un hospital de su país para perseguir su sueño cangués.

“Yo quería jugar en España, en una ciudad junto al mar, en el norte, porque me encantan la naturaleza y los paisajes, pero no tenía claro dónde”. De este modo relata Daria Zakharova sus pensamientos antes de la llegada de la oferta del Autoescuela Cinania, en cuyas filas permanecerá durante al menos los tres próximos meses. “Cuando me hablan de la posibilidad de Cangas y lo veo en el mapa me digo ¡Oh Dios mío! ¡Esto es increíble!”, admite, dejando claro que no tuvo duda alguna en aceptar la oferta que le presentaron. Una semana después de su llegada se han confirmado sus expectativas. “Me gusta todo, la gente es muy alegre y el club me está ayudando en todo”, subraya.

Será la segunda experiencia de Zakharova lejos de su país, después de que hace un par de temporadas militase en las filas del Norbello de Cerdeña, en Italia. Por entonces no llegó a vivir de forma permanente allí, sino que viajaba una vez al mes para jugar. “En Italia estuve bien, pero me gusta más España y siempre he querido vivir aquí”, asegura. Una de sus amigas, profesora de español, la ha ayudado con un idioma en el que se defiende sin problemas, si bien su objetivo es aprovechar su estancia en Cangas para hacer el examen que le permita alcanzar el nivel B2.

Tener un dominio demostrado del idioma es lo que le permitirá cumplir su sueño a medio plazo. “Quiero trabajar como médica y jugar al tenis de mesa. Primero soy médica y luego deportista, pero para poder empezar aquí tenía que hacerlo con el tenis de mesa. Cuando hable español mejor podré compatibilizar las dos cosas”, señala. Zakharova se licenció en Medicina en Ucrania y, tras un periodo de dos años equivalente a un MIR (Médico Interno Residente) llevaba ya año y medio ejerciendo como anestesista, su especialidad. Pero la jugadora de Odessa no ha sido ajena a la pandemia del coronavirus y también le tocó ejercer como médica Covid. “Al principio llegó mucha gente con Covid a los hospitales y todos los especialistas médicos tuvimos que trabajar con estos pacientes”, dice.

Daria Zakharova lanza una bola al aire durante un entrenamiento. Gonzalo Núñez

En comparación con Ucrania Zakharova ve un mayor nivel de cumplimiento de las normas en España. “Allí no todo el mundo lleva la mascarilla y aunque en marzo y abril del año pasado se cerró todo ahora está abierto”, dice. Más agudas son otras diferencias, las que la impulsan a querer establecerse en España. “No me gusta el sistema de salud y la economía de allí. Yo trabajaba duro y muchas horas, pero no recibía demasiado dinero. Quiero ejercer la medicina aquí y que mis futuros hijos puedan aprender con un sistema educativo como el español”, recalca.

Pero quizás lo que más ha llamado la atención a la palista del Autoescuela Cinania es otra cosa. “A la gente mayor se la ve feliz. En Ucrania el sistema de pensiones es terrible y hay que vivir con 100 o 200 euros, solo les da para pagar las facturas, no para disfrutar de la vida”, relata. Esa felicidad la extiende al carácter de los españoles. “Son más abiertos, hablan más. En mi país la gente trabaja duro y están todo el tiempo muy serios, tímidos, enfadados”, completa. De la comida se siente sorprendida por los horarios. “Coméis muy tarde y eso no es bueno para mí”, dice, si bien la variedad le agrada. “Es diferente a la ucraniana, pero me gusta probar cosas. Me encanta el pescado, el marisco, las carnes y los dulces”, señala.

En Cangas se siente cómoda y agradece la oportunidad que le ha dado el club de venir, casi tanto como el apoyo de su entrenadora en Ucrania, Tatiana Bardovskaya, “porque me ayudó a convertirme en la jugadora que soy”. Su idilio con el tenis de mesa comenzó con solo cinco años y en esas temporadas entrenaba seis días a la semana, un ritmo que bajó a la mitad después de estudiar Medicina. Ahora quiere testar su verdadero nivel. “Puedo jugar perfectamente en esta categoría y quiero ayudar al equipo”, sentencia.

La Liga arranca hoy con duelo ante el Illas Cíes

Zakharova es la gran apuesta de un Autoescuela Cinania que volverá a salir con la intención de conseguir la permanencia en la División de Honor Femenina. Junto a ella competirán dos canteranas con experiencia a pesar de su juventud como la juvenil Laura Rodríguez y la Sub 23 María Pena, además de la coruñesa Antía Rama, que llega desde el Oleiros de Primera Nacional. Completa el equipo la alevín Sara Alfaro, que seguirá jugando en la Liga Gallega. El torneo está estructurado en dos grupos. En el primero están encuadradas las canguesas junto a Oroso Abanca, Visit Pontevedra, Cidade de Narón e Illas Cíes. Los encuentros se jugarán en el formato de concentración y hoy arranca para el Autoescuela Cinania con su duelo ante el Illas Cíes (17 horas, pabellón de Romarigo). En Pontevedra se hará otra concentración con los tres equipos restantes. El 27 habrá concentración en Vigo (organiza Illas Cíes) y en abril el Cinania acudirá a Vigo de nuevo (día 24). La última concentración de esta primera fase será en Oroso el 8 de mayo.

Compartir el artículo

stats