Con nuestra gente en la grada, en la vuelta a O Gatañal y con un rival peor que nosotros... Cuando mejor lo teníamos fallamos. Es incomprensible”. Son las palabras teñidas de amargura con las que el entrenador del Frigoríficos del Morrazo, Nacho Moyano, comenta la derrota de los suyos ante el Villa de Aranda (23-24) en un duelo directo en la lucha por la salvación. “No fuimos capaces de oler la sangre cuando peor estaban, desperdiciamos hasta cinco ocasiones para ponernos tres goles arriba, que hubiese sido una buena distancia, y ellos a la mínima que tuvieron la aprovecharon”, resume el técnico madrileño.

Moyano subraya que aún “haciendo un partido horrible en ataque” el Cangas tuvo sus opciones “pero al final cometes esos dos o tres errores por ir demasiado acelerado. No supimos bajar revoluciones una vez habíamos hecho lo difícil, que era meternos de nuevo en el partido”. El postrero balón en la cruceta de Rubén Ribeiro hubiese permitido salvar un punto, pero Moyano admite que “habría sido injusto, porque ellos merecieron ganar”.

A pesar de que en el primer tiempo el rendimiento de los cangueses fue mejor y dominaron el electrónico, el técnico del Frigoríficos admite que “no jugamos sueltos en ningún momento. Ante el Puerto Sagunto hicimos un mal partido pero las sensaciones eran otras. Aquí quizás nos pudo el exceso de la responsabilidad. No estuvimos a la altura”.

La principal laguna del Cangas residió en el apartado ofensivo, toda vez que en defensa mantuvo un buen nivel. “Secamos a Javi García y aunque Matheus estuvo muy bien en el primer tiempo luego lo controlamos en el segundo. Quizás nos falló después que Souto nos hizo daño, aunque ahí no es donde perdimos el encuentro”, manifiesta, antes de dirigir la mirada hacia el ataque. “Estuvimos atascados y no supimos dar con la tecla”, señala.

Para él esa espesura ofensiva puede deberse “a que el mes ya nos estaba pesando un poco. Ha habido mucha tensión, partidos importantes... Es cierto que las defensas de Benidorm, Puerto Sagunto y Aranda nos hacen depender del día de nuestros lanzadores y el sábado no estuvimos bien ahí”.