Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol - Tercera División

Agujetas abandona el Alondras para jugar en Islandia

Jaime Agujetas, en primer plano, en una acción en el duelo ante el Arenteiro.

Jaime Agujetas, en primer plano, en una acción en el duelo ante el Arenteiro. Santos Álvarez

Jaime Agujetas no volverá a vestir la camiseta del Alondras esta temporada. El central vigués abandonará la disciplina del equipo rojiblanco para iniciar una nueva aventura en las filas del Völsungur de Husavik, en Islandia. Ayer se despidió de sus compañeros y, tras seis campañas en el club de O Morrazo, dará el salto a un campeonato que, por encima de cuestiones puramente deportivas, le ofrecerá una experiencia que considera a priori irrepetible. “Es una oportunidad que solo se te presenta una vez en la vida, en un país que siempre me ha llamado la atención y en el que podré conocer otra cultura y otra forma de vivir”, argumenta el futbolista.

Agujetas, de 29 años de edad, compaginará en Husavik –población conocida por su potencial turístico en el avistamiento de ballenas– el fútbol y el tema laboral, ya que la oferta presentada por el club islandés incluye un puesto de trabajo en un gimnasio. En su decisión no influye el hecho de haber disfrutado de menos minutos esta temporada por la solvencia de Aitor Díaz y la tremenda irrupción de Brais. “Si jugase más habitualmente la decisión iba a ser la misma”, asegura.

Y es que el defensa vigués, que llegó al Alondras procedente del Gondomar en 2015, siempre ha tenido en su mente el probarse en ligas extranjeras para combinar su pasión por el fútbol con el de conocer otras culturas. Ya con 22 años tuvo una experiencia en la Liga Universitaria de los Estados Unidos, en Iowa, en donde estuvo un año. Posteriormente estuvo entrenando con un equipo polaco de Segunda División en previsión de hacer un Erasmus en el país centroeuropeo, aunque finalmente no estudió allí. “Todos los años he visto la posibilidad de jugar fuera, pero no surgió hasta este momento”, señala el jugador.

De su futuro equipo apenas maneja referencias, más allá de que milita en la tercera categoría del fútbol islandés, un equivalente a la Segunda B española, y de lo que le ha contado otro exalondrista como Diego Diz en su experiencia en el país nórdico. La Liga arranca en breve y se extenderá hasta el mes de octubre, y su principal preocupación ahora es llegar en las mejores condiciones, ya que aún arrastra las secuelas del Covid-19, que le afectó hace tres semanas. Desde entonces no ha podido entrenarse. “Tengo dolor de cabeza casi constante y mareos, así que llevo unos 20 días sin hacer nada”, señala.

Sus esperanzas están focalizadas en poder superar pronto estas molestias y comenzar a ejercitarse con sus nuevos compañeros, dejando atrás la enfermedad. Hoy mismo deberá hacer una PCR para cumplir con el requisito de tener un negativo 48 horas antes de emprender el vuelo, ya que será el jueves cuando parta con destino a Islandia, donde deberá guardar una cuarentena a la entrada en el país. El sueño islandés de Jaime Agujetas está a punto de comenzar.

Brais y Aitor se quedan como únicos centrales

La salida de Agujetas tendrá como consecuencia directa el hecho de que Brais y Aitor Díaz se quedarán como los únicos centrales de la plantilla que dirige Jorge Otero, y sin posibilidad de incorporar a nadie más por el cierre del mercado. La opción de situar ahí a Manu Santos, al que no le sería extraño el puesto, es la más factible que tiene el técnico de Nigrán como recambio. El equipo cangués planificó la temporada con tres centrales específicos (Aitor Díaz, Agujetas y Arnosi), toda vez que Brais llegó para ocupar la banda izquierda. Sin embargo, el exfutbolista del Val Miñor se reivindicó en el centro de la defensa, incrementando la nómina a cuatro. Luego, en enero Arnosi decidió dejar el club ante la falta de minutos y ahora es Agujetas el que también se cae de una plantilla que quedará integrada por 19 futbolistas.

Compartir el artículo

stats