Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol - Tercera División

El Alondras abandona su confinamiento

Parte de la plantilla alondrista ejercitándose ayer en el campo de O Morrazo. Santos Álvarez

El Alondras regresó ayer a los entrenamientos tras haber superado la obligada cuarentena por el último brote de coronavirus en el club, en el que resultaron afectados cinco futbolistas de su plantilla y que obligó a la suspensión de los encuentros ante Pontellas y Rápido de Bouzas, además del que estaba previsto disputar mañana ante el Ourense CF. Un total de 14 jugadores –los que superaron la PCR realizada en estos días– se pusieron a las órdenes de un Jorge Otero que confía en poder contar con los seis restantes en la sesión del domingo, una vez conozcan los resultados de la prueba.

La vuelta a la normalidad estuvo marcada por un trabajo de acondicionamiento físico para adaptar al cuerpo después de diez días sin haber podido trabajar en las mejores condiciones. La sesión sirvió para comprobar el estado de cada futbolista e ir perfilando los siguientes entrenamientos en una atípica preparación que deberá llevar a los cangueses al miércoles, día en el que disputarán el choque aplazado frente al Pontellas.

De este modo, la escuadra rojiblanca trabajó ayer y volverá a hacerlo mañana tras descansar hoy. Asimismo, entrenará lunes y martes. En total serán cuatro sesiones para tratar de llegar en el mejor estado posible para jugar con el Pontellas. “Es un evidente fastidio, a ver cómo gestionamos estos días”, apunta el técnico rojiblanco, preocupado por la maratón de partidos que aguarda a los suyos, un total de siete en 25 días. “Tenemos tres partidos atrasados, nos tocará jugar miércoles y domingo y sin saber si podremos contar con toda la gente”, se lamenta. Y es que los compromisos laborales condicionarán de forma notable las convocatorias y alineaciones. Pero también lo hará el estado físico de sus pupilos, obligados a un sobreesfuerzo. “No somos profesionales, y jugar tan seguido, sin un adecuado descanso porque la gente trabaja.... Será duro”, admite. Eso sí, subraya que la ilusión por seguir peleando por lo máximo permanece intacta.

Compartir el artículo

stats