El Frigoríficos del Morrazo espera en los próximos días la llamada del Balonmano Cisne para intentar buscar una fecha para el partido que tuvo que ser aplazado el pasado fin de semana. La Real Federación Española de Balonmano aceptó la petición de aplazamiento debido a que parte del equipo pontevedrés está aún en cuarentena debido a un brote de coronavirus.

La mayoría del equipo regresó a los entrenamientos el miércoles, pero este fin de semana aún había cuatro integrantes confinados y a la espera de que entre ayer y hoy se les realizase una nueva PCR. Este es el segundo brote que afecta al conjunto de Pontevedra, después del sufrido en octubre, y le ha obligado a aplazar los partidos contra Granolllers, Ademar León y Cangas.