Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

polideportivo

Entre el fastidio y la resignación

Moaña y posiblemente Alondras suspenderán los entrenamientos de la base ante las nuevas restricciones

Moncho Curra con los benjamines y alevines del Bueu Atlético, ayer. |  // GONZALO NÚÑEZ

Moncho Curra con los benjamines y alevines del Bueu Atlético, ayer. | // GONZALO NÚÑEZ

Entrenamiento de la base del Alondras en O Morrazo. | // GONZALO NÚÑEZ

Jugadores de las escuelas del Cluteca en San Roque. | // GONZALO NÚÑEZ

Rabia, fastidio, pero también una considerable –y muchas veces necesaria– dosis de resignación. Son los sentimientos con los que los clubes de O Morrazo han acogido las nuevas medidas restrictivas aprobadas por la Xunta de Galicia, con la suspensión de las competiciones federadas autonómicas en Galicia como la más llamativa de todas ellas. Además, se limitan los entrenamientos a grupos de hasta cuatro personas y se aplicará también a los deportistas federados las restricciones de movilidad en los municipios en confinamiento perimetral.

Con prácticamente todas las categorías en liza, el balonmano es uno de los deportes más afectados por la decisión del gobierno gallego. “La seguridad sanitaria prima ante todo, pero focalizar esto en el deporte federado no es ni justo ni normal”, asegura el director deportivo del Frigoríficos del Morrazo, Óscar Fernández. “No comparto esta decisión pero sí la entiendo. Antes habría que adoptar otras medidas, como el cierre de los colegios”, señala. Y lo ejemplifica en que “en un colegio hay 25 niños en 60 metros cuadrados. En el pabellón tengo esos 25 en 1.600 metros cuadrados. Hay mucha diferencia”. El club cangués no parará los entrenamientos y se adaptará a hacerlos en grupos de cuatro, y considera “injustas” las restricciones por municipios. “¿Por qué un niño de Moaña no puede venir a entrenar aquí?”, pregunta.

En el Bueu Atlético asumían que esta situación “ya se veía venir en la competición, aunque no en los entrenamientos, donde no ha habido un alto índice de contagios”, tal y como señala el preparador del primer equipo (donde no afectan estas medidas, al competir en categoría nacional), pero también de benjamines y alevines, Moncho Curra. La entidad buenense ya planificaba ayer cómo reorientar su actividad con las nuevas restricciones. “Con grupos de hasta cuatro niños lo que podemos hacer es un trabajo de tecnificación por posiciones”, señala. La entidad ha cumplido de forma muy estricta con los protocolos, llevando incluso la opción de jugar con mascarilla al equipo senior de Primera Nacional, donde no es obligatorio. Con los niños, apunta Moncho, “nunca ha habido problema alguno porque son conscientes de lo que hay y vienen acostumbrados del colegio”.

En cambio, en el fútbol la afectación a nivel competitivo es prácticamente nula, ya que las únicas Ligas que están en marcha son de ámbito nacional. El 7 de febrero estaba previsto comenzar con las Ligas Gallegas de Juveniles, Cadetes e Infantiles, que ahora quedan a la espera de acontecimientos. El Moaña ha acordado suspender la actividad hasta nueva orden y el Alondras, a falta de confirmación oficial, iba a seguir el mismo camino.

Desde el club cangués, su presidente, Luis Guimeráns, acata la decisión. “Cuando se toma una medida así es porque las cosas van a peor. Entiendo que se ha valorado el nivel de contagios y aquí lo primero es la salud”, subraya, aún cuando reconoce que “evidentemente no me gusta mucho, aunque no soy quién para dudar de esta decisión”. Eso sí, apunta que en su club el cumplimiento de los protocolos ha sido muy estricto en la base “Todos los días había toma de temperatura, se higienizaban las manos, se usaba la mascarilla. Y no hubo un solo contagio de entre los 180 niños que tenemos”, subraya. Si se mantiene la limitación de entrenamientos a grupos de cuatro “suspenderemos todo”, una decisión que aún debía tomar la junta directiva rojiblanca.

El Club Deportivo Moaña ya acordó la suspensión de unas sesiones preparatorias que ya no se llevaron a cabo ayer aunque en este caso fue por previsión ante el empeoramiento meteorológico. “La salud es lo primero”, afirma la presidenta, Estela Santomé, que asume que “si no va a haber competiciones lo normal es parar”.

Meira, sin salir al agua

En el ámbito del remo Dani Pérez, entrenador de la Sociedad Deportiva Samertolaméu, se mostraba especialmente afectado por una noticia que en su caso supone renunciar a los entrenamientos en el agua, toda vez que cualquier embarcación de banco fijo ya supera los cuatro integrantes. “Volveremos al remoergómetro y a las sesiones de tierra, y habrá que adaptar la planificación”, afirma, a la vez que añade que “acompañar mucho el trabajo psicológico, aunque la experiencia es un grado e igual afrontamos esto de otra manera tras el anterior confinamiento”.

En el caso de la primera plantilla, el cierre perimetral supone no poder contar con 10 de los 30 remeros que tenía Pérez a sus órdenes. “Los de fuera tendrán que intentar trabajar en otro club. Si no, ya estamos preparando el reparto de material para quienes no puedan venir a Moaña”, manifiesta. Pero su mayor pena son los más jóvenes, “porque la temporada de bateles está ahora más lejos”. Él tiene claro que “el deporte no es el problema, sino parte de la solución”.

El Cluteca ve paralizada la competición solo una semana después de haberla comenzado con sus siete equipos, pero quizás su mayor complicación llegará en los entrenamientos. “Nosotros tenemos mucha gente de Moaña y Bueu que no va a poder venir a entrenar por los confinamientos perimetrales. No sé qué vamos a hacer”, afirma el directivo y entrenador Jorge González. Es más, apunta que “hubo personas que se sacaron la licencia para poder entrenar al estar federado y ahora no le sirve”. Y también tendrá incidencia la reducción de grupos. “Este año ya abaratamos las clases, pero será complicado hacer grupos más pequeños en las escuelas sin subir las cuotas”, razona. El auténtico boom del tenis este año, con 90 adultos federados y 80 niños en las escuelas, se quedará ahora muy mitigado por los efectos del coronavirus. “Estamos fastidiados”, sentencia.

Asobal y Tercera se salvan de las limitaciones

El deporte federado a nivel nacional se salva de las nuevas restricciones fijadas desde la Xunta de Galicia, lo que en O Morrazo se circunscribe fundamentalmente a los dos principales clubes de Cangas, el Frigoríficos del Morrazo y el Alondras. En el caso del primero, aunque no hay Liga Asobal por el parón del Mundial, el equipo podrá seguir entrenando con normalidad a caballo de Pontevedra, Bueu y Moaña (por las obras de O Gatañal). También podrá hacerlo el Luceros al competir en la Primera Nacional. El Alondras, por su parte, también queda fuera con su equipo de Tercera División y con el juvenil A que compite en Liga Nacional.

Compartir el artículo

stats