Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balonmano - Primera Nacional

El Bueu pide ampliar las ayudas para viajes tras gastar 10.000 euros para ir a Canarias

El viaje estaba presupuestado en 4.000, pero se disparó por la cancelación de vuelos

La plantilla del Bueu Atlético, ayer en Barajas a donde llegaron a las 6.00 horas. |  // B.A.

La plantilla del Bueu Atlético, ayer en Barajas a donde llegaron a las 6.00 horas. | // B.A.

La plantilla del Bueu Atlético y su cuerpo técnico ya están de nuevo en Galicia casi 72 horas después de un interminable viaje a las Islas Canarias. Un viaje marcado por cancelaciones de última hora y retrasos que hicieron que la expedición bueuesa perdiese un enlace en Madrid, lo que le obligó a pasar la noche en un hotel de Barajas. La otra cara de la moneda es el elevado sobrecoste económico que este desplazamiento y partido le ha supuesto a las arcas del club, que no deja de ser una entidad de deporte amateur y con recursos muy limitados. La directiva del Bueu Atlético ya ha remitido un escrito a la Real Federación Española de Balonmano (Rfbm) en el que solicita cambios en los criterios para el reparto de los fondos de compensación ante supuestos excepcionales y que se incluyan supuestos como el que les ha tocado vivir estos días. “Esto nos ha pasado a nosotros ahora, pero le puede ocurrir en cualquier momento a cualquier otro club”, razonan.

La competición de Primera Nacional está compuesta por siete grupos repartidos por todo el Estado. Antes de comenzar la liga, cada club debe aportar a un fondo común en la Rfbm una cuantía de 3.800 euros. Ese dinero sirve para ayudar a los equipos que deben afrontar viajes a Canarias, Baleares y Melilla, a los que se abona alrededor de un 80% del coste del desplazamiento. De media suponen entre 3.000 y 4.000 euros por los trayectos a Canarias y 2.000 en el caso de Baleares y Melilla. En esos criterios para de reparto se incluyen supuestos excepcionales en los que esa ayuda puede incrementarse. Se trata fundamentalmente de situaciones en las que a los equipos les toca viajar en fechas de temporada alta, como puentes o festivos.

El club de O Morrazo pide que se amplíe la casuística después de la odisea que le ha tocado vivir durante la última semana, en la que las cancelaciones de última hora por parte de las compañías aéreas le han supuesto al Bueu un fuerte quebranto económico. Un trayecto que estaba contratado desde hace más de dos meses, con un coste estimado de 4.000 euros y que finalmente se ha disparado a cerca de los 10.000 euros.

Los problemas comenzaron el miércoles por la tarde, a menos de 48 horas de un viaje que debía ser Vigo-Madrid-Las Palmas de Gran Canaria. “Teníamos 16 billetes comprados y de repente nos comunican que se anulan dos”, explican desde la directiva del club. A través de la agencia con la que gestionan sus viajes se colocó a esos dos jugadores en un vuelo directo que salía el sábado por la mañana desde Santiago, un trayecto en el que ya viajaba otro integrante del club que no tenía permiso en su trabajo para ausentarse el viernes. “Eso ya nos supuso el primer sobrecoste económico porque esos dos billetes ya nos salieron más caros al tratarse de un vuelo directo y por la poca antelación con respecto al viaje”, apuntan.

Fue el primer problema, pero no el más grave. El jueves el Bueu intentó imprimir las tarjetas de embarque del trayecto que salía desde Vigo, una misión imposible. La compañía aérea solo expedía los billetes del vuelo Vigo-Madrid, pero no del Madrid-Las Palmas. “Cuando les pedimos explicaciones nos dicen que ese segundo vuelo se había cancelado debido a los problemas del temporal ‘Filomena’ en Madrid”, señalan desde la junta directiva.

Esta situación ha generado una disputa con la compañía que aún está por ver cómo acaba. “Nos querían compensar con bonos de viaje y nosotros lo que queremos es la devolución del dinero. Además solo quieren compensarnos por la cancelación del vuelo Madrid-Las Palmas y entendemos que deben hacerlo por el total del trayecto; sin ese enlace el viaje Vigo-Madrid no tenía ningún sentido”, argumentan.

En otro momento el Bueu Atlético se habría planteado la opción de solicitar un aplazamiento del encuentro debido a estas circunstancias, completamente ajenas al club. No obstante, después de la reciente experiencia del caso con el Tejina, que le ha supuesto al Bueu la pérdida de 4 puntos y una multa de 1.000 euros, desde la entidad buscaron otras opciones. La única viable era embarcar a todo el equipo y cuerpo técnico en el vuelo directo que despegaba el viernes a las 14.00 horas desde Santiago. “Significó un mayor coste económico porque los compramos con apenas 24 horas de antelación. Así, un desplazamiento que teníamos contratado y reservado con meses de previsión, presupuestado en 4.000 euros se nos dispara a casi 10.000”, afirman desde la directiva, que además temen que tendrán que recurrir a abogados para reclamar la devolución del importe Vigo-Madrid-Las Palmas.

Esta odisea aún tuvo un último episodio ayer. El vuelo que debía despegar a las 7.25 horas desde Madrid salió con más de media hora de retraso y no llegó a Vigo hasta pasadas las 9.00 horas. “Aún por encima le perdieron la maleta a uno de los jugadores. Algunos tuvieron que pedir el día libre y otros entraron más tarde”, concluyen desde el Bueu Atlético.

Sensación de “indefensión” y retrasos en las ayudas

Desde el Bueu Atlético manifestaban ayer su sensación de “indefensión” y de estar sufriendo un “abuso”. Por ello reclaman a la Rfbm que flexibilice los criterios para el reparto de las ayudas para costear los viajes, más aún en un año en el que todos los clubes están sufriendo a nivel económico debido a los problemas para captar recursos, tanto de patrocinadores como en taquilla por la obligación de jugar a puerta cerrada o con menos público del habitual. “A eso se suma la falta de sensibilidad de algunas instituciones, como en este caso el Concello de Bueu, porque aún estamos sin cobrar la subvención correspondiente al año 2019”, lamentan desde la junta directiva del Bueu Atlético. Todo ello genera un sentimiento de frustración y desencanto entre los responsables. “Todo esto influye en los estados de ánimo y hay gente que incluso piensa en renunciar. La Rfbm solo pone problemas y parece que únicamente se preocupa de poner multas y sanciones”, concluyen.

Compartir el artículo

stats