DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

balonmano - Liga Asobal

Un luchador incontrolable

Camiña (derecha) junto a uno de sus técnicos fetiche, el ya fallecido Alejandro López, en 2010. |  // C. GIMÉNEZ

Camiña (derecha) junto a uno de sus técnicos fetiche, el ya fallecido Alejandro López, en 2010. | // C. GIMÉNEZ

Hablaba Manuel Camiña en una de las declaraciones que han desembocado en su inhabilitación que en el balonmano hay dos tipos de personas, diferenciados por una preposición, los que viven de él y los que viven para él. Lo que está claro es que el ya expresidente del Frigoríficos del Morrazo se encuentra dentro de estos últimos, después de una trayectoria de 54 años entregado en cuerpo y alma a este deporte, y en la que no ha dudado en saltar a las trincheras cuando había que plantear batalla. Y es que Camiña siempre ha demostrado estar mucho más cómodo lejos de oropeles, trajes y palcos, encontrando su hábitat natural a pie de pista, negociando fichajes, consiguiendo patrocinios, trabajando en la cantina o cantando el bingo de los descansos de los partidos de O Gatañal.

En este más de medio siglo entregado al balonmano –bien se llamase Luceros, Alondras o Balonmán Cangas-Frigoríficos del Morrazo– el dirigente cangués ha protagonizado más de un enfrentamiento, y siempre con el poder establecido como oponente. Uno de los más conocidos fue el que mantuvo durante casi una década con la Asobal, y que tuvo su germen en la multa que el colectivo le impuso al Cangas por supuestamente haber incumplido la normativa de los derechos televisivos. Fue en 2006, en una temporada agridulce por haber combinado la primera presencia europea del equipo y el descenso a la División de Honor Plata.

El Frigoríficos regresó a la élite en 2009, con Camiña poco dispuesto a olvidar la afrenta sufrida tres años antes. Haciendo gala de su incontinencia verbal calificó a la Asobal de “Alí Babá y los 40 ladrones”, lo que hizo que la asociación amenazase con no inscribir al Cangas mientras él fuera su presidente si no había una rectificación. Camiña dimitió, el club salió en la máxima categoría y meses después regresó al cargo. Un descenso y una nueva corta travesía por la División de Honor Plata sirvió al Cangas para coger carrerilla y capitanear una nueva rebelión. El club, apoyado por el Palma del Río, decidió competir sin afiliarse a la Asobal y se negó a aportar los 50.000 euros necesarios para ello. El nuevo presidente de Asobal, Eduard Coll, incluso se desplazó a Cangas en octubre de 2012 para tratar de convencerlo sin éxito.

El nuevo campo de batalla surgió tres años más tarde. La Asobal consideró que Frigoríficos y Teucro habían presentado los avales fuera de plazo y los dejaba fuera de la competición. El revuelo fue tremendo y el Cangas recurrió a todas las instancias pertinentes. La Federación Española y la Asociación de Jugadores se posicionaron a su lado y el Consejo Superior de Deportes acabó por ratificar el derecho de los clubes gallegos a competir en la máxima categoría, dejando en evidencia a la Asobal de entonces.

El último conflicto de Manuel Camiña tiene como protagonista a la Real Federación Española de Balonmano. El voto del Cangas fue decisivo para que Adolfo Aragonés revalidase su mandato ante el aspirante Jaime Conejero, que contaba con el aval federativo, y en el club se daba por hecho que esto podría traer consecuencias funestas. El fallo del Comité de Competición otorgando un punto al Guadalajara después del gravísimo error arbitral al no contabilizar un gol alcarreño en su duelo en O Gatañal fue interpretado como una represalia, al igual que el empeño del presidente de la Federación, Francisco Blázquez, en que hubiese descensos la pasada temporada independientemente de si había que suspender la Liga o podía acabarse. El Frigoríficos se revolvió ante esas manifestaciones, con su presidente a la cabeza. También lo hizo el Huesca. Pero a Camiña le perdió su falta de tacto ante lo que parecía una flagrante injusticia, descender a un equipo en los despachos y no en la pista. Curiosamente, aunque tarde, salieron adelante las tesis que defendía el Cangas: la suspensión del campeonato y que no hubiese descensos. Pero a Camiña le han costado un duro peaje. Eso sí, el dirigente será fiel a su esencia y esta es una nueva batalla que tampoco rehuirá.

Asamblea para elegir mañana nuevo presidente

El Balonmán Cangas ha convocado de forma urgente para mañana una asamblea de carácter extraordinario con la elección de nuevo presidente como uno de los dos únicos puntos del orden del día. El otro será la designación de Manuel Camiña como “Socio Honorario del club” en una simbólica demostración de apoyo al dirigente del club. La cita será en el salón de plenos del Concello a partir de las 11.15 horas en primera convocatoria y de las 11.30 en segunda y última.

Suspendido el amistoso ante el Avanca luso

El Cangas tendrá que reorganizar su preparación ante las medidas restrictivas aplicadas en Portugal y que impedirán la disputa del choque amistoso de mañana ante el Avanca. El duelo previsto ante el Porto también corre peligro.

Compartir el artículo

stats