Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

fútbol - Preferente Sur

El Moaña batallará para evitar el descenso

“Esto no es un capricho. Era una locura salir a competir”, asegura Estela Santomé

Estela Santomé en el campo Iago Aspas Juncal-O Casal. | // SANTOS ÁLVAREZ

El Club Deportivo Moaña planteará batalla legal para evitar un hipotético descenso administrativo tras su renuncia a competir esta temporada en la Preferente Sur. La presidenta de la entidad deportiva de O Morrazo, Estela Santomé, asegura que en una situación como la actual “no se puede cumplir el reglamento a rajatabla, que nos haría bajar hasta Tercera Autonómica”, pero tampoco contempla una interpretación más permisiva con lo que sería un descenso de una categoría, hasta la Primera Autonómica. “Nosotros somos un equipo de Preferente porque nos lo hemos ganado a pulso, independientemente de que este año no compitamos por las circunstancias”, afirma.

De este modo, el club ya se ha puesto en contacto con un abogado a expensas de la decisión que pueda tomar en las próximas horas la Federación Gallega de Fútbol con los equipos “rebeldes”, que son, además del Moaña, Sanxenxo, Portonovo, Céltiga y Sporting Guardés dentro de la Preferente Sur.

Santomé se muestra muy crítica con la Federación Gallega por haber planteado una competición que considera “inviable. No podemos salir a jugar durante cinco meses, pagando lo mismo por Mutua que en nueve meses y con los mismos gastos, añadiendo los de los tests de coronavirus”. La dirigente asegura que el presupuesto del club “está en el aire y la Federación no te concede ninguna ayuda”. La que ha comprometido para subvencionar parte del coste de los tests “no nos vale, porque te la dan a posteriori y nosotros necesitamos el dinero ahora”.

La presidenta del Moaña critica asimismo el escaso margen de tiempo ofrecido por el organismo federativo para inscribirse en la competición. “En diez días tuvimos que tomar una decisión, con la dificultad de que la movilidad y las reuniones están limitadas”, señala. Ante este panorama se multiplicaron los contactos con plantilla, cuerpo técnico, concello, directiva y patrocinadores, con el desenlace conocico: la renuncia a salir en la Preferente Sur este año. “No es un capricho. Salir sería una locura. Llevamos parados desde marzo. Y ahora les decimos a los jugadores que vamos a jugar cinco meses cuando llevan nueve sin competir y con el riesgo de que al poco de empezar alguno pueda caer lesionado por esa inactividad”, reflexiona Estela Santomé. Eso a pesar de que la presidenta consideraba que “teníamos montado un equipazo”. No solo en lo deportivo sino también en lo personal, deslizando su agradecimiento a la plantilla “por su sentido común y por habernos esperado, pendientes de si jugarían o no”.

El panorama económico tampoco era el mejor, con demasiadas incertidumbres. “Tenemos publicidad del año pasado que no podemos cobrar, porque los establecimientos han estado cerrados o aún siguen en esa situación”, manifiesta. Y añade que “nosotros no contamos con un gran patrocinador, sino que vivimos del comercio local y de alguna pequeña empresa”. Además, tampoco había garantías de poder jugar con público, “donde teníamos otro ingreso”. “Hicimos lo que debíamos”, sentencia.

Compartir el artículo

stats