Si el confinamiento ha tenido una influencia negativa en el Frigoríficos del Morrazo, a su filial le ha servido para destapar el tarro de las esencias. El Automanía Luceros ha encadenado desde su salida tres triunfos de forma consecutiva con estratosféricas cifras de anotación. Los 38 goles marcados ante el Vitaldent Vecindario, los 31 frente a Tenerife Tejina y los 40 del domingo ante el Lavadores permiten al conjunto de Mingos Da Cunha firmar una media de 36 tantos por encuentro, a la vez que situarlo en la zona media de la clasificación del grupo A de la Primera Nacional.

Lo cierto es que los cangueses han sabido sacar réditos de un calendario más favorable que el del arranque del campeonato, cuando les tocó medirse ante dos transatlánticos como Rodosa Chapela y Gourmet Ampate Lanzarote. “El calendario ayuda, pero también estamos jugando cada vez mejor”, señala el técnico, que advierte de que “no todos los días va a ser así”. el preparador vigués apunta que la juventud del equipo se notó en las dos primeras jornadas, “por el hecho de que teníamos muchos debutantes llegados desde juveniles y a dos rivales de gran entidad”. Aunque también es de la opinión de que “a lo mejor el cambio que hemos dado habría sido menos llamativo si nos hubiésemos enfrentado a equipos menos fuertes”.

El gran rendimiento ofrecido por el Luceros en las últimas semanas ha venido acompañado de una buena aportación de todos sus jugadores, algo que enorgullece a un Da Cunha cuya idea siempre ha sido la de “no depender siempre de los de Asobal. Cuando están con nosotros la intención es poder jugar con dos equipos y acabar reventando al rival por ritmo”. Y subraya que “lo que te hace ganar partidos es aumentar el nivel medio del equipo. Si eres capaz de poder dar relevos sin bajar el nivel medio del equipo tienes mucho ganado”.

Frente al Lavadores los cangueses fueron muy regulares y eso es lo que más satisfecho ha dejado a su técnico. “En la primera parte estuvimos muy bien, y en la segunda también con una primera línea en la que había un chico de 15 años [Manu Pérez], uno de 17 [Álex] y otro de 18 [Adrián Bernárdez]. Y eso tiene mucho mérito”. Los últimos marcadores, más allá de la claridad de los mismos o de los puntos sumados indican para Da Cunha que “estamos en la dirección correcta, y seguro que en el futuro algunos de estos chicos saldrán para el equipo de arriba”.

Para Da Cunha cada vez queda más clara la existencia de tres escuadras –Xiria, Lanzarote y Chapela– superiores al resto, y que los demás lucharán “por buscar nuestro sitio. Hay un pelotón donde cualquiera puede ganar a cualquiera y quizás se empiece a vislumbrar pronto a algún equipo que pueda quedar descolgado, como es el caso del Tejina”.

Lo que parece evidente es que el Automanía Luceros quiere explotar el tramo de temporada en el que se encuentra, con enfrentamiento ante rivales de esa zona media-baja, como OAR Coruña y Seis do Nadal, sus siguientes compromisos. “Yo les dije a los jugadores que el duelo ante el Lavadores y estos dos son clave para saber dónde podemos estar”, afirma. De los coruñeses dice que son “una escuadra siempre difícil en su casa, con o sin publico”, y considera a los vigueses “uno de los equipos más imaginativos de la categoría”.