Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

balonmano - Liga Asobal

Un Frigoríficos sin buenos principios

El conjunto cangués paga sus malos arranques de partido ante Anaitasuna y Huesca

Santi López y Alberto Martín defienden una acción ante el Huesca con Javi Díaz bajo palos. |  // GONZALO NÚÑEZ

Santi López y Alberto Martín defienden una acción ante el Huesca con Javi Díaz bajo palos. | // GONZALO NÚÑEZ

Los malos arranques de partido están pasando una costosa factura a un Frigoríficos del Morrazo que sigue buscando su identidad tras salir del confinamiento por el brote de Covid-19 en el equipo. Lejos de su mejor forma física, la escuadra que dirige Nacho Moyano está pecando sobre todo de una preocupante falta de tensión en los minutos iniciales de los encuentros, que desemboca en parciales adversos y en la obligación de ir a remolque en el resto del choque. La situación se ha vuelto evidente en las dos últimas jornadas ante Anaitasuna y Bada Huesca, donde las nefastas salidas sentaron las bases de dos contundentes derrotas.

Frente al Anaitasuna, los discípulos de Nacho Moyano entraron muy fríos al duelo y en apenas seis minutos encajaron un 6-1 de parcial que obligó al entrenador madrileño a detener el juego con un tiempo muerto. Los cangueses se fueron reponiendo con el paso de los minutos hasta meterse de nuevo en el choque (9-8), pero acabaron pagando ese sobreesfuerzo en la recta final del primer tiempo, llegando al paso por vestuarios con un 19-13 adverso. El resultado final fue de 38-24.

Ante el Huesca el guión fue similar. Los de José Francisco Nolasco se fueron primero con 1-5 (minuto 5) y luego con 2-7 (minuto 7, con tiempo de Moyano) en un arranque que no se puede achacar tanto a la diferencia física entre un conjunto que sale de un largo tiempo de inactividad y otro rodado, como a la tensión mostrada en esos minutos iniciales. La losa fue muy grande para un Cangas que siguió hundiéndose (5-14, minuto 23) y que acabó perdiendo por 23-33.

Esta debilidad, no obstante, no se ha circunscrito esta temporada a los últimos encuentros, sino que el conjunto de O Morrazo la había mostrado en otros duelos. Ocurrió en Aranda, con un inicio ante este recién ascendido en el que el Frigoríficos fue por detrás en el marcador (5-1, minuto 5, 6-2, minuto 10) pero en el que el físico y la cabeza le permitieron reponerse para llegar 13-12 al descanso y para acabar sumando un valioso punto al final (22-22).

Tampoco empezaron bien los cangueses ante el Fraikin Granollers, a pesar de los guarismos iniciales, que reflejaban un 2-0 en los primeros cuatro minutos. Las dificultades que estaba teniendo el equipo de O Morrazo se destaparon enseguida con un parcial adverso de 0-8 que disparó el marcador hasta el 2-8 (minuto 13). El resto ya fue historia, con un cuadro vallesano muy superior que acabó derrotando a los locales por un claro 23-33.

Frente a Liberbank Cuenca y Puente Genil, donde el Cangas sacó sendos empates, los inicios fueron igualados, si bien en el ecuador de ese primer tiempo sus rivales marcaron diferencias de entre cuatro y cinco goles que obligaron a los de Moyano a nadar contracorriente. El esfuerzo mereció la pena en las dos ocasiones con la recompensa de la igualada.

En cambio, los duelos ante Atlético Valladolid y Dicsa Modular Cisne arrojaron diferentes historias. Frente al cuadro castellano la igualdad fue la tónica hasta la recta final del primer tiempo. En la reanudación los locales fueron capaces de mantener e incluso ampliar su renta ante un buen Cangas (30-25). El derbi había dejado unas sensaciones muy diferentes, con un choque dominado en su primer tercio por los de O Morrazo para acabar decantándose en los últimos dos del lado de los pontevedreses, que fueron mejores y acabaron apabullando (26-33).

Logroño, pista maldita para los cangueses

El Palacio de los Deportes de La Rioja es territorio vedado para el Frigoríficos del Morrazo en la Liga Asobal. Hasta en nueve ocasiones visitaron los gallegos el pabellón del Logroño y en otras tantas regresaron a Cangas con los bolsillos vacíos. Y es que los de Nacho Moyano nunca han puntuado históricamente en la plaza que les tocará visitar este sábado. El Naturhouse La Rioja comenzó su andadura particular frente al Cangas en la temporada 2009-2010, con un triunfo de los menos amplios de su historial, 34-28. El descenso del Frigoríficos a División de Honor Plata hizo que el duelo entre ambas escuadras no se reprodujese hasta la campaña 2012-2013, con derrota por 33-26. Un año más tarde se produjo el marcador más ajustado (36-31), para en la 2014-2015 irse a un 32-25. En la 2015-2016 la derrota fue por 37-23 y una temporada después por 34-25. La mayor goleada se produjo en la 2017-2018 (35-17). Los dos últimos años los marcadores fueron 32-24 y 38-25.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats