Las jugadoras momentos antes de un partido. | // FDV

La Sociedad Deportiva Samertolaméu se estrena sobre el parqué. La entidad de Meira ha apostado por el balonmano con un equipo femenino que tiene su germen en el que casi lleva al BM Moaña a la División de Honor Plata. De aquella increíble experiencia se pasó en nada a abandonar la sección femenina y a que un grupo de jugadoras y su técnico se quedasen sin la posibilidad de jugar. “Nos dijeron que era un problema económico, pero al final se trata de que había otras prioridades, así que nos tuvimos que buscar la vida”, señala Andrea Reboiras, jugadora y directora deportiva del nuevo Balonmano Samertolaméu.

Después de un año de parón surgió la posibilidad del Samertolaméu, atractiva por el hecho de integrarse en una estructura ya formada en lugar de tener que crear un club desde cero. “Somos una sección. Dependemos de la directiva del club pero nosotros contamos con la nuestra propia”, señala Reboiras. La misma está formada por el propio plantel de deportistas. Así, Aida Barros es la presidenta, Tara Fazanes la tesorera, Laura Chavert la secretaria y Ainhoa Fernández, Lucía Rodríguez y María Estévez (exjugadora) las vocales. El funcionamiento es independiente. “Nosotras somos las que gestionamos, pero siempre hablando con ellos”, afirma.

Su lucha se extiende más allá de las canchas, con la necesidad de cubrir un presupuesto en tiempos difíciles. “Con el coronavirus se ha puesto la cosa complicada en los patrocinios. Tampoco puedes salir a buscar dinero cuando ni siquiera dejan entrar público a los pabellones. No hay dinero por las entradas, no hay cantina...”, se lamenta Reboiras. Con todo este año lo tienen prácticamente solventado. “Al haber una reducción de equipos hay menos desplazamientos y encontramos bastantes patrocinios”, señala.

En el aspecto deportivo la ambición es máxima. “Después del año en que no ascendimos por poco nosotras vamos a ir a por todas. La pretemporada fue atípica, pero lo ha sido para todas”, asegura. El formato de competición habla de dos fases iniciales y de una fase de ascenso. Por el momento las moañesas perdieron por la mínima en Ourense (29-28) y Tui (23-22).

Un bloque fiel con cinco incorporaciones

El equipo entrenado por Alejandro Fazanes mantiene el bloque de hace dos años, con las incorporaciones de las juveniles Marta Chavert y Claudia y los fichajes de Anais, María y Alba. Así, la plantilla queda configurada por las porteras Marta Nogueira y Lucía Rodríguez; las extremos Marta Chavert, Ainoa Fernández, Alba Corredoira y Susana Peña; las centrales Laura Chavert y María Guimarey; las laterales Sara Acuña, Claudia Peña, Aida Barros y Anais Arnedo; y las pivotes Tara Fazanes, Andrea Reboiras y María Míguez.