A pesar de que será bajo mínimos y con apenas un puñado de jugadores el técnico del Frigoríficos del Morrazo, Nacho Moyano, mantiene su idea de retomar hoy los entrenamientos del primer equipo, adaptando las sesiones obviamente al número de efectivos del que pueda disponer. “No sé cuánta gente podremos juntar, pero la idea es empezar a trabajar con los que puedan estar con nosotros en el pabellón”, asegura el preparador madrileño.

Inicialmente Moyano podrá tener seguro a cuatro de sus pupilos, si bien la cifra podría incrementarse en función de los resultados que arrojen las segundas pruebas PCR realizadas a los jugadores que dieron positivo anteriormente. Es más, dos de ellos ya tenían el alta médica tras haber pasado la cuarentena y no tener síntomas, pero al habérseles practicado la segunda prueba deben ampliar su confinamiento al menos hasta conocer los resultados de la misma. La idea es realizar algo de trabajo físico en una doble sesión matinal y vespertina, pero parece poco probable que se pueda introducir ya el balón en estas tareas.

Con todo, el panorama no parece ser el más halagüeño de cara al próximo partido de los cangueses, el sábado ante el Fertiberia Puerto Sagunto. El club ha solicitado la suspensión del mismo, pero aún está a la espera de que el Comité Nacional de Competición haga pública su decisión al respecto.