Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

balonmano

El Cangas empieza la desescalada

Tres integrantes del club reciben el alta médica y pueden dejar la cuarentena

Jugadores del Cangas antes del inicio de un partido de liga de esta temporada en O Gatañal. // S.Álvarez

El Balonmán Cangas ha iniciado su particular proceso de desescalada. Las autoridades sanitarias dieron ayer el alta a los dos primeros jugadores de la plantilla que estaban confinados y que habían dado positivo por coronavirus. A ellos hay que unir a otro que por segunda vez dio negativo en la prueba PCR. Desde el club esperan que durante los próximos días el resto de afectados, si continúan con su evolución positiva, puedan recibir el alta médica. Esto no significa que el equipo vaya a regresar de inmediato a los entrenamientos y lo más probable es que se espere al menos hasta la semana próxima para que pueda volver la mayoría de la plantilla.

La directiva del Cangas explica que las autoridades sanitarias empiezan a dar el alta a los afectados en cuarentena si durante los tres últimos días del confinamiento ya no muestran signos de la enfermedad, por lo que ya no tendrían capacidad para transmitirla. Entre esos criterios no se incluye la recuperación del olfato, que puede tardar hasta dos meses. En la jornada de ayer había dos integrantes del club que ya cumplían con esos requisitos y recibieron el alta médica sin necesidad de ser sometidos a una nueva PCR.

No obstante, los que sí que tendrán que someterse a otra PCR son los componentes del equipo que en primera instancia dieron negativo. Se trata de una medida para detectar lo que se denominan "falsos negativos": en un primer momento las pruebas no detectan la presencia del virus, pero éste puede desarrollarse durante el periodo de la cuarentena. Uno de los jugadores que había dado negativo en la primera PCR volvió a arrojar el mismo resultado esta semana, con lo que está descartado que padezca la enfermedad y el número de altas son ya tres.

El club cangués participó ayer en una reunión por vía telemática entre la mayoría de clubes de Asobal y la Liga de Fútbol Profesional (LFP), que expuso el protocolo que están siguiendo los equipos de Primera y Segunda División. "El fútbol profesional tiene más recursos económicos, pero en este caso se trata de unos protocolos muy claros, sencillos de aplicar y que no significan un gran coste económico", explica el director deportivo del Cangas, Óscar Fernández. Entre las recomendaciones aportadas por la LFP destaca utilizar los vestuarios y duchas de los pabellones únicamente en los partidos oficiales, en grupos de siete personas y durante un máximo de diez minutos. O que en los desplazamientos los vehículos vayan al 50% de su aforo y con los integrantes ocupando siempre el mismo orden. "Básicamente se trata de evitar todo lo posible los recintos cerrados", señalan desde el Cangas, que destacan que la de ayer fue una reunión "muy fructífera" y valoran implementar algunas de las recomendaciones aportadas.

Durante la reunión la LFP también se comprometió a suministrar a los equipos de Asobal test de antígenos, una prueba rápida y fiable que en apenas unos minutos indica que si la persona tiene o no el virus. Desde el órgano que representa al fútbol profesional expusieron que manejan estudios que apuntan que, una vez contraída y superada la enfermedad, la persona afectada genera anticuerpos o inmunidad para un periodo que oscila entre los dos y seis meses.

Compartir el artículo

stats