Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

balonmano | Liga Asobal

Nacho Moyano: "Todos vamos a pasar algo así y solo nos queda resignarnos"

El técnico madrileño reconoce que "está claro que esto nos rompe la planificación"

Nacho Moyano, en un momento del partido del sábado ante el Fraikin Granollers.

Nacho Moyano, en un momento del partido del sábado ante el Fraikin Granollers. // Santos Álvarez

Resignación y paciencia. Son las dos palabras que repite el entrenador del Frigoríficos del Morrazo, Nacho Moyano, a la hora de afrontar la obligada cuarentena después de que un jugador de su plantilla hubiese dado positivo por Covid-19 y varios más arrastren síntomas que podrían encajar con la enfermedad. El técnico madrileño, ya recluido en su vivienda, asume que "esto es lo que nos ha tocado ahora. Todos los equipos vamos a pasar por este momento y habrá que intentar llevarlo con la mejor cara posible".

Lo cierto es que hasta ahora el Cangas no se había visto afectado -ni directa ni indirectamente- por los casos de Covid, pudiendo disputar todos sus encuentros con normalidad, algo que cambiará a partir de ahora. "Está claro que esto nos rompe la planificación y habrá que reinventarse. Tenemos que hacer borrón y cuenta nueva", señala. Esto supone que habrá que estar muy pendiente del día a día "para conocer los resultados de las pruebas, saber qué jugadores tenemos disponibles y lo que podemos empezar a trabajar con ellos". La experiencia del confinamiento en los meses de marzo, abril y mayo servirá para este periodo de reclusión. "Hay cuestiones que podemos resolver con videollamada, ver vídeos o hacer algo de preparación física en casa", señala, aunque es perfectamente consciente de que el trabajo no se asemejará ni un ápice al que pueda desarrollarse en pista. "Es lo que toca ahora", se resigna.

El objetivo, además de que los afectados superen sin mayores problemas la enfermedad, es el de que el confinamiento afecte lo mínimo posible a una escuadra que ahora aguarda a saber qué partido le tocará jugar cuando pueda volver a las pistas. "En principio a todos los equipos le están aplazando varios partidos, pero veremos cómo va la cosa", señala Moyano. Con el choque de Ademar virtualmente suspendido, faltaría por saber qué ocurrirá con la próxima cita ante el Sinfín (prevista para el día 24).

Eso sí, Moyano confía en poder tener al menos una semana para trabajar en pista tras los diez días obligados de parón. "Aranda estuvo tres semanas sin jugar y su primer entrenamiento todos juntos fue estos días", señala el preparador cangués, que reconoce tener más de una duda "porque tampoco hay un protocolo de actuación bien definido". Y es que la necesidad de tener un tiempo de activación tras no poder salir del domicilio habitual es más que evidente en un deporte como el balonmano.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats