Las tripulaciones de la SD Tirán y de la SD Samertolaméu llegaron ayer por la tarde a la villa de Bermeo, en Euskadi. Allí disputarán la tarde de hoy (a partir de las 18.20 horas) la primera de las dos jornadas del playoff de ascenso de categoría. La gran temporada firmada por ambas embarcaciones, que demostraron una igualdad absoluta en la cabeza de la Liga Gallega, tiene su colofón este fin de semana con la pelea por ascender a la Liga Eusko Label de la ACT.

La SD Tirán, que ganó el campeonato autonómico, quiere volver a una máxima categoría que abandonó hace dos años tras una exitosa trayectoria. La SD Samertolaméu, por su parte, aspira a volver a remar entre los más grandes, un hito que ya logró hacer con anterioridad.

Para ello, ambas tripulaciones deben medirse a los dos clubes que encabezaron la liga vasca y cántabra: San Pedro y Pedreña. Pero sobre todo el rival a priori más fuerte será Zarautz, que luchará por permanecer en la Liga Eusko Label tras finalizar en la penúltima posición en la temporada regular.

Ares se salvó de la quema sobre la bocina. Hay dos plazas de ascenso o permanencia en el caso de Zarautz por lo que si Tirán y Meira consiguen la proeza de ocupar los dos primeros puestos hoy y mañana, la máxima categoría pasaría a contar con cuatro clubes gallegos al sumarse los moañeses a Ares y Cabo da Cruz.

Ayer por la tarde, tras el largo viaje desde Moaña, las tripulaciones moañesas salieron a remar en aguas vascas para probar el campo de regatas de hoy. Esta tarde, en Bermeo y con el mar abierto y las olas de costado, los moañeses intentarán seguir con vida y bien posicionados de cara a la regata dominical en Portugalete, en pleno ría. En ese caso cuenta más la suerte, pues las corrientes hacen que el sorteo de calles se convierta en clave.

Desde Tirán el entrenador, Benjamín Vázquez, "Benji" , entiende que la regata de hoy les puede perjudicar "al tener en Galicia menos experiencia a la hora de competir en mar abierto". Desde la SD Samertolaméu el míster Dani Pérez, por su parte, también apunta a lo difícil que lo tienen para entrenar en mar abierto de forma habitual, pero asegura que tienen los dos campos de regatas "muy estudiados".

Ambas tripulaciones ya compitieron en Euskadi este verano, al participar en la regata clasificatoria para la Bandera de La Concha. Allí, en la bahía de San Sebastián, Zarautz estuvo mucho mejor, aunque las condiciones no se pueden comparar a las de este fin de semana, al ser la prueba de La Concha sobre dos largos y contar menos la técnica en las viradas que la fuerza.

Moaña, una villa en la que el remo es un deporte trascendental, aspira a salir de este fin de semana con una o, si se realiza una machada histórica, con dos embarcaciones de nuevo en la élite del remo español.