El Frigoríficos del Morrazo-Construcciones Castro afronta hoy su tercer partido de la temporada con la obligación de puntuar después de sus dos primeras derrotas ante Bidasoa y en el derbi con el Cisne. Los cangueses se miden a un rival directo en la lucha por la salvación, el Villa de Aranda, y que también ha perdido sus dos primeros compromisos ligueros. El duelo en la pista arandina será a las 19.00 horas, bajo el arbitraje de Ausás Busquets y Florenza Virgili.

A los dos equipos no les vale otra cosa que no sea ganar para evitar quedarse descolgados a las primeras de cambio. Para el Cangas es su primer desplazamiento fuera de su pista, mientras que para el equipo entrenado por Alberto Suárez será el debut ante su afición después de las exigentes salidas a Cuenca y León. No obstante, "jugar en casa ya no es tan determinante debido a las restricciones para el acceso del público", reconocía en la previa del encuentro el técnico de los burgaleses.

El Frigoríficos del Morrazo realizó ayer por la mañana su última sesión de entrenamiento antes de viajar por la tarde a Aranda. El técnico de los cangueses, Nacho Moyano, dispone de toda su plantilla para este duelo y finalmente los descartados para el duelo de hoy fueron Ángel Rodríguez y Rubén Soliño, que con molestias en una rodilla no pudo entrenar ayer. A pesar de las dos primeras derrotas Moyano insiste en que "no podemos caer en el error de pensar que cada partido va a ser una final, como si no hubiese un mañana". El técnico cree que su equipo se ha cargado con excesiva presión en este inicio de temporada y defiende que el objetivo "es competir siempre", algo que hasta ahora los cangueses no han conseguido. "Salvo en la primera parte contra Bidasoa y en diez minutos contra el Cisne en los que parecía que nos metíamos en el partido no hemos sido capaces de competir como lo hicimos en la pretemporada", admite. La otra clave es la defensa. "Tenemos que ponernos a defender porque encajando más de 30 goles por partido no podemos ganar", advierte.

El Aranda es junto al Cisne el otro equipo recién ascendido y pese a las incorporaciones realizadas mantiene el bloque de la pasada temporada. "Es un equipo aguerrido, que domina bien todas las facetas del juego y que esta sacando partido del buen rendimiento de jugadores como Javi García en el pivote, de Matheus en la primera línea o del buen estado de forma de Elustondo", apunta Moyano.