El Balonmán Cangas Frigoríficos del Morrazo iniciará en unos días la temporada 2020/2021 que será además la 21ª campaña de toda su historia en la máxima categoría del balonmano español. Con una temporada atípica al no poder jugar encuentros en Galicia por las medidas de la Xunta contra el Covid, los cangueses tienen como primer y casi único objetivo lograr la permanencia en la Asobal sin los sufrimientos de los últimos años. La suspensión de la competición en primavera por la pandemia acabó con los apuros del último año y garantizó una nueva campaña en la élite. Será además el segundo proyecto con el técnico madrileño Nacho Moyano en el banquillo.

A la profunda renovación de la posada temporada le siguió en este verano un apuntalamiento buscando un salto de calidad con jugadores jóvenes pero de reconocido talento. Son cuatro las caras nuevas que ha presentado el Frigo este verano. El más veterano es el lateral derecho portugués Miguel Baptista. Con 25 años ya tiene experiencia en Asobal y llega cedido por el FC Porto. Con 23 años el central Santi López es una de las incorporaciones que más ilusiona a la afición de O Gatañal. No en vano se proclamó Campeón del Mundo júnior con España. Procede del Alcobendas.

Más jóvenes son los otros dos fichajes. El extremo izquierdo Dani Fernández, de 19 años, procede del filial del Barça y fue una pieza clave en su plantilla de División de Honor Plata. El último en llegar fue el pivote Alberto Martín Botet, que también procede del Alcobendas y sabe lo que es trabajar con Nacho Moyano en las categorías inferiores de la Selección Española. A estas nuevas caras se podría sumar la del joven de 15 años Manuel Pérez Mateo, que cuajó toda la pretemporada con el primer equipo y parece del gusto del míster.

Nacho Moyano destaca sobre todo "lo rápido que se acoplaron los nuevos jugadores". A juzgar por lo que vio en los entrenamientos, "nos aportarán lo que estábamos buscando, que es mucho, pues esperamos un salto de calidad". Considera que lo que más aportan las caras nuevas es "ilusión. Ganamos en ganas de trabajar al ser gente joven y eso contagia al resto del grupo". A nivel táctico señala que "el equipo es diferente. Con los cambios de jugadores ganamos algunas cosas y perdimos otras. Pero en lo que más ganamos es en versatilidad. La pasada campaña todos los jugadores tenían un perfil similar y ahora tenemos más variedad táctica".

El míster pone en valor también "la dinámica muy positiva en la que estamos. El ambiente en el grupo es muy optimista y esperamos que se refrende con resultados cuando arranque la competición".