Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

fútbol - Preferente Autonómica Sur

La encrucijada de Moaña y Beluso

Sotelo y García asumen la dificultad de poder disputar los 12 partidos restantes

Rubén Sotelo da instrucciones en un encuentro. // Santos Álvarez

Rubén Sotelo da instrucciones en un encuentro. // Santos Álvarez

Echan de menos el contacto con el césped y aspiran a poder finalizar una temporada convulsa por el coronavirus, pero siempre priorizando la situación sanitaria al deporte. Los entrenadores de Moaña y Beluso, Rubén Sotelo y Óscar García, respectivamente, confían en disputar el último tercio de competición antes del 30 de junio, pero ven muy complicado hacerlo por cuestiones de calendario.

"Será muy complejo, porque los jugadores en Preferente trabajan. Esa gente tendrá que recuperar las horas y jugar tres partidos entre semana en esta categoría es inviable", apunta Sotelo, coincidiendo con un García que subraya que "no será fácil meter todos esos partidos. En élite sí puedes hacerlo, pero en el fútbol aficionado no. Y son 12 jornadas de Liga". Y añade que "a mí me gustaría seguir, porque la temporada se hace muy corta y disfruto mucho del día a día, pero...". Dentro de ese pero está la manera en que se afrontarían los partidos. "Jugaríamos con gente que llega al campo una hora antes del encuentro y después de haber trabajado todo el día, sin el descanso necesario. No puede ser". A eso habrá que añadir la necesidad de afrontar un periodo de acondicionamiento físico previo a la posible reanudación del campeonato. "Si se vuelve, los futbolistas van a estar muy mal y habrá que dejar tiempo para prepararse", señala el preparador del Beluso.

Su homólogo del Moaña va más allá. "Harán falta no sé si 10, 15 o 20 días para ponerse a punto. Estaremos en el peor momento de condición física de todas sus vidas, porque en verano, aunque paren, siempre juegan algún Mundialito, un partidillo con los amigos. Aquí el parón ha sido completo". Además, continúa Rubén Sotelo, el regreso a la normalidad "será paulatino, en mi opinión. Podremos salir poco a poco a la calle, ir a trabajar, hacer ejercicio... antes de meter a 25 personas en un vestuario de 15 metros cuadrados. Mientras, hay que tratar de mantener a los futbolistas en un estado físico óptimo, acorde con las circunstancias en las que nos encontramos".

La incertidumbre es quizás una de las cuestiones que más mina al mundo del deporte, a pesar de que, tal y como subraya Sotelo, "el fútbol debe quedar a un lado cuando hay cosas mucho más importantes. Hay gente que se está jugando su salud para que los demás podamos estar bien, y los ascensos o descensos son secundarios". El técnico moañés apunta que "tengo jugadores que se levantan y deben hacer jornadas de diez horas, otros con hipoteca, que han sufrido ERTEs... Esto es lo realmente importante. Ojalá podamos volver a la rutina".

En un plano más deportivo, Óscar García asegura haber visto todas las posibilidades que se abren para la competición, y para tranquilidad de los buenenses todas ellas lo dejarían continuar un año más en la Preferente. "Si se acaba ahora, si se cuentan solo los partidos de la primera vuelta... En ese sentido estoy tranquilo, pero me gustaría poder ratificarlo en el campo, en estas últimas 12 jornadas", asegura. Eso sí, admite que tal y como está la situación dar el campeonato por finalizado es algo factible. "Sería un fastidio para los equipos que pueden ascender, pero quizás no le veo otra solución si no se va a poder continuar", afirma. Rubén Sotelo reconoce que cualquier decisión que se tome será conflictiva. "La solución va a ser compleja y posiblemente no va a dejar satisfecho a todo el mundo", manifiesta, decantándose por una opción. "Si no se puede seguir jugando, con dos tercios del campeonato disputados, lo normal es que solo haya ascensos y no descensos".

Entrenamiento en casa

Mientras, sus plantillas se las arreglan para entrenar en casa. "Cada semana les enviamos un trabajo para hacer cada día en el que no necesitan ni espacio ni material. Es un entrenamiento de alta intensidad, pero evidentemente totalmente alejado de la realidad del fútbol", afirma el técnico del Moaña. Esto se completa con un trabajo más específico en la prevención de lesiones, con estiramientos y ejercicios de movilidad articular. En el Beluso Óscar García reconoce que "lo único que se puede hacer es core para prevenir lesiones, y sí que hicimos hincapié en mantener una dieta adecuada. En casa es muy difícil poder desarrollar una labor que sirva para el fútbol". Como anécdota recuerda que cuando se acordó un parón de dos semanas en el fútbol "pensé que hasta nos venía bien para recuperar a Adri [lesionado en el derbi ante el Moaña]. Pero luego ya vi que esto se iba a ir mucho más allá".

Compartir el artículo

stats