DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Frigoríficos, pendiente de Cerqueira

El capitán sufre una lesión en la cadera que todavía no tiene un diagnóstico claro

Dani Cerqueira lanza a puerta en el encuentro ante el Logroño La Rioja. // Gonzalo Núñez

Dani Cerqueira lanza a puerta en el encuentro ante el Logroño La Rioja. // Gonzalo Núñez

El estado físico de Dani Cerqueira es la principal preocupación en un Frigoríficos del Morrazo que afronta ahora un parón de dos semanas y media en la Liga Asobal debido a la disputa de la fase final de la Copa del Rey. El capitán del cuadro cangués sufre una lesión en la cadera que todavía no tiene un diagnóstico claro, pero que le está limitando bastante en su rendimiento. Cerqueira forzó para poder jugar ante el Fertiberia Puerto Sagunto y lo pagó esta semana, en la que el lunes y el martes estaba muy renqueante. Por eso Nacho Moyano lo reservó todo lo que pudo frente al Logroño La Rioja, encuentro en el que apenas disputó unos pocos minutos.

Ahora el club está a la expectativa de que se le puedan practicar las pruebas oportunas para determinar el alcance de su lesión y tomar las medidas correctoras necesarias. El parón podría venirle bien para tratar de recuperarse y llegar en mejores condiciones al último tercio del campeonato.

El papel de Dani Cerqueira ha sido determinante en el Balonmán Cangas desde su llegada al equipo y este año no era una excepción. Líder de la defensa y solvente en funciones ofensivas, su ausencia sería un duro golpe, a pesar del paso adelante que ha dado Juan Quintas en las dos áreas y a la aportación defensiva del portugués Rubén Ribeiro.

El otro jugador que aún está en la enfermería del Cangas es Gerard Forns, a quien una intervención quirúrgica por una fístula ha mantenido apartado de la competición todo este año. La peculiaridad de su dolencia hace que haya que medir muy bien los tiempos de cicatrización y recuperación, pero el entrenador del conjunto de O Morrazo se muestra optimista y cree que jugará ante el Cuenca. "En tres semanas tiene que estar disponible. Hay que ser prudentes pero esperamos que llegue", afirma Nacho Moyano. Doder, en cambio, disputó minutos ante el Logroño sin resentirse aparentemente de sus problemas de rodilla.

Quien no pudo jugar ni un solo minuto frente al conjunto riojano fue Valentin Kuran, pero en su caso por un proceso gripal acompañado de fiebre. El hecho de que no saltase al parqué obedeció más a una cuestión de precaución más que a otra cosa. "Si el partido hubiese estado más apretado, habríamos forzado, pero con fiebre y un solo entrenamiento en esos días no tenía mucho sentido", reflexiona Moyano.

Compartir el artículo

stats