15 de febrero de 2020
15.02.2020
balonmano - Primera Nacional

El Luceros, a seguir creciendo

ä Los cangueses han sumado cinco de los seis últimos puntos ä Tate es baja y Vilanova, Pousa y Ángel son duda por lesión

15.02.2020 | 02:25
Brais González en el duelo ante el Lavadores. // Gonzalo Núñez

El Automanía Luceros visita esta tarde (18.30 horas, pabellón municipal O Consello de Ribadavia, con el arbitraje de los gallegos Alberto Fernández y Silvia Vázquez) al Carnes do Ribeiro en un encuentro en el que los hombres de Mingos da Cunha quieren darle continuidad a sus últimos buenos resultados (han logrado cinco de los últimos seis puntos) ante una de las escuadras que pelea por eludir el descenso. El conjunto cangués llega a este duelo con numerosos problemas físicos, que han dejado a Tate fuera de la convocatoria, y a otros tres jugadores cuya participación es muy dudosa, como Carlos Vilanova, Pousa y Ángel Rodríguez.

De este modo, el técnico de los de O Morrazo echará mano del juvenil Berni para completar una convocatoria en la que sí estarán Brais y Gayo, que en las últimas jornadas que han revelado como dos de los principales argumentos ofensivos de los cangueses. Pero será también la segunda unidad del filial la que deba dar un paso al frente para tratar de sumar un triunfo que le permita seguir en la sexta plaza y a solo tres puntos del quinto clasificado.

"Al ir con bajas tendremos que dar la alternativa a jugadores menos habituales", asegura el preparador, que define al rival como "un equipo extraño, que va penúltimo pero que también ha perdido muchos partidos de forma ajustada, alguno de ellos ante equipos fuertes. Y en casa son muy guerrilleros". La veteranía de hombres como Alemany, Celso o Juan se contrapondrá a la inexperiencia de los cangueses. "Será un partido complejo y tenemos que ser más inteligentes que ellos", subraya el preparador del Automanía Luceros.

Los de O Morrazo vienen de sumar tres puntos el pasado fin de semana, merced a un empate agónico ante el colista Lavadores y a un triunfo en el derbi aplazado contra el Bueu Atlético. "Contra el Lavadores el objetivo era foguear a la gente, porque no siempre se puede hacer con minutos de la basura, y no nos salió tan bien, y cuando quisimos reconducir la situación pesaron los nervios", señala, algo muy diferente al derbi, "porque ahí a todo el mundo le gusta ganar".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook