Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

balonmano - Liga Asobal

La vitola continental de Filip Vujovic

El extremo del Cangas participó en el primer triunfo de Montenegro en un Europeo

Filip Vujovic, ayer en el exterior del pabellón de O Gatañal. // Gonzalo Núñez

Filip Vujovic, ayer en el exterior del pabellón de O Gatañal. // Gonzalo Núñez

La lesión de un compañero -el jugador del Tatabanya Milos Vujovic- le abrió las puertas a disputar el Campeonato de Europa con una selección de Montenegro que hizo historia tras ganar su primer partido en este torneo. Con apenas tres días de vacaciones -dos de los cuales, reconoce, se los pasó entrenando- Filip Vujovic ha regresado a Cangas con la intención de aportar su granito de arena para que el Frigoríficos del Morrazo complete una gran segunda vuelta y firme un nuevo milagro de la permanencia. "Puedo prometer que moriremos en el campo y lucharemos hasta el final", subraya.

Vujovic llega con la satisfacción de haber cumplido un sueño. "Estuve por primera vez en la lista de 28 y la semana siguiente entré en la de 21. Todos estaban contentos conmigo pero no entré en la definitiva porque querían darle continuidad al equipo que logró la clasificación", afirma. La lesión del extremo del Tatabanya le permitió entonces enfundarse la camiseta de su selección en el Europeo, una experiencia "genial", a la que hubo que añadir la primera victoria de los suyos, "y encima contra Serbia, que sabe aún mejor", ríe. El único lunar fue el último duelo de la primera fase ante Bielorrusia, en el que los montenegrinos cayeron de forma clara y perdieron su opción de colarse en la siguiente ronda. "Esa imagen no es real. Dos días antes habíamos ganado a Serbia en un partido muy intenso. No fue nuestro día y Bielorrusia tiene un buen equipo", explica.

En ese choque la buena salida de los balcánicos se frenó en el ecuador de la primera mitad. "Su portero empezó a parar, tuvimos cuatro rechaces que no fuimos capaces de coger y ellos marcaron. Además, nos atascamos en ataque. Subieron rápido el balón y aunque nuestra defensa es buena posicionalmente no lo es en el repliegue. Nos machacaron con la segunda oleada", afirma el jugador, que se reconoce "algo cansado", aunque también asegura "firmar ahora el estar siempre así de ocupado".

Ahora toda la atención de Filip Vujovic está centrada en su equipo y en una segunda vuelta de Liga Asobal en la que el Frigoríficos del Morrazo deberá dar el do de pecho para alcanzar su objetivo de la salvación. "Estamos en unas semanas duras de entrenamientos para poder llegar en las mejores condiciones al partido de Granollers. Será difícil, pero en la segunda vuelta todos los encuentros serán finales", subraya, antes de repetir el mantra que club y afición han acuñado en los últimos tiempos: "En Cangas hasta el final nadie se rinde". A su regreso se ha encontrado con un nuevo compañero, el luso Rubén Ribeiro, refuerzo invernal de los cangueses. "Es un buen chico. No lo he visto mucho, pero a primera vista me parece un buen jugador, que está entrenando bien en defensa y ataque", manifiesta.

Después de cuatro temporadas en la escuadra morracense al extremo montenegrino no le asusta el gigantesco reto que el Frigoríficos tiene por delante: remontar los cuatro puntos que le separan de la zona de salvación para asegurar su continuidad un año más en la categoría. "Hay que pensar que jugamos todos los partidos en casa, luchar todos los 60 minutos. Ya sabemos que va a ser complicado, pero este equipo sabe competir y siempre sorprende", razona el jugador balcánico.

Dentro de los planes de futuro está también aprobar de una vez la asignatura pendiente de los choques a domicilio, toda vez que el Cangas es el único equipo de la categoría que aún no ha sido capaz de conseguir algún punto en sus desplazamientos. "Creo que ya es hora de cambiarlo, porque no nos vale solo con los putos de casa. Tenemos que cambiar el chip", asegura, antes de añadir que "los partidos fuera de casa valen doble y ahí hay que apretar para ganarlos".

La primera cita oficial será la del Granollers, el 7 de febrero. "Primero tenemos dos semanas y media, con los amistosos ante Teucro y Gaia para trabajar fuerte y poder llegar bien a ese partido", dice, en el que "hay que ir a por todas". Pero no solo en ese, sino que "después tenemos que ganar al Guadalajara y luego al Puerto Sagunto". Y acaba con una reflexión. "Si conseguimos entrar en una racha positiva, todo será un poco más sencillo", sentencia.

Compartir el artículo

stats