El Rápido Bahía sigue abonado al empate esta temporada. Ayer disputó, en su feudo, el que posiblemente fue su encuentro más discreto. Los de Aldán sufrieron en la primera mitad para sacar el balón jugado, al cometer muchas imprecisiones. La primera parte fue muy trabada por ambos equipos sin apenas ocasiones. Se adelantaría, sin embargo, el conjunto local tras un centro de Diego desde la banda derecha. El esférico iba al segundo palo pero el defensa del Poio, Saúl, se tiró al suelo para tratar de despejarlo y acabó anotando en propia puerta.

En el descuento de la primera mitad, un saque de banda muy largo acabó con el visitante Francisco Pérez rematando desde dentro del área e igualando la contienda.

En la segunda parte el Bahía comenzó también impreciso pero poco a poco generó ocasiones. En el tramo final tuvo varias para llevarse la victoria, como una de Lucki que sacó el meta Julio con la espalda cuando el balón se había colado entre sus piernas. Piru y de nuevo Lucki tuvieron otras opciones. El Poio puso a prueba en una ocasión al meta Dani, pero nadie marcaría más.