El nuevo entrenador de la CD Beluso, Óscar García, tiene la difícil misión de llegar al Beluso tras dos temporadas de ensueño. No solo alcanzó la Preferente Autonómica, sino que se mantuvo con mucha soltura acabando 9º y 8º respectivamente, además de pelear por los puestos altos en muchas fases de la pasada temporada. El nuevo míster asegura que "no vengo a luchar contra eso, porque fueron dos años buenísimos que van a quedar en la historia del club".

Insiste en que el objetivo debe ser la permanencia en la categoría "aunque sea en la última jornada, porque eso ya será un éxito, teniendo en cuenta la dificultad de la Preferente. Con los descensos me salen, de memoria, entre 12 y 13 equipos con una dilatada experiencia en Tercera División", advierte.

Óscar García señala que la directiva ya le indicó, al firmar, que "el Beluso está en su techo histórico y consiguió competir por encima incluso de sus posibilidades estos años".