El Frigoríficos del Morrazo ha confirmado oficialmente la contratación de su primer fichaje de cara a la próxima temporada. El elegido es el lateral derecho del Magope Seis do Nadal Martín Gayo, que a sus 18 años es una de las más firmes promesas del balonmano gallego. Gayo firma por dos campañas con opción a una tercera y viene avalado por su capacidad anotadora, que lo ha llevado a marcar un total de 186 goles este año, convirtiéndose en el cuarto máximo realizador de la categoría. El Cangas deberá compensar a la entidad viguesa con una cantidad por derechos de formación.

"Es un jugador joven, de lo mejorcito que había en Galicia y con mucha proyección", afirma el director deportivo del Frigoríficos del Morrazo, Óscar Fernández. La de Gayo es una clara apuesta de futuro de la entidad, si bien desde el club matizan que el vigués llega para formar parte de pleno derecho de la primera plantilla. Aunque por juventud podría estar a caballo entre el Frigoríficos de Asobal y el Luceros de Primera Nacional la idea es que juegue solamente en la máxima categoría. "Si arriba tiene los minutos suficientes no doblará en el filial. Solo jugará abajo si, sobre todo al principio, acusa la adaptación y necesita minutos para seguir su progresión", asegura Fernández.

Con 1,90 de estatura y experiencia en la selección gallega en sus categorías inferiores, Gayo destaca por su fortaleza y su capacidad de lanzamiento, además de por contar con un notable margen de mejora. Defensivamente ha estado un tanto liberado de funciones este último año en el Seis do Nadal, pero la idea es que en Cangas trabaje para progresar en ambos lados de la cancha. El jugador se mostraba muy satisfecho por su contratación por el Frigoríficos y subrayaba que "llegar a Asobal, a lo más alto, es mi sueño desde que era pequeño". Gayo procede de una familia mítica de balonmanistas (su padre es el exteucrista y exoctavio Carlos Gayo y su madre también jugó muchos años al balonmano).

Una de las cuestiones que inclinó al zurdo a aceptar la oferta del Cangas fue "la apuesta que el club hace por los jóvenes. De hecho ahora ha renovado a jugadores como Vujovic, David Iglesias... que no llegan a los 23 años. El plan es construir un equipo joven para unirlo con veteranos como Muratovic o Javi Díaz". Además, en ese mismo perfil encaja Nacho Moyano, entrenador al que ya conocía de alguna concentración con la selección española. Su primer mensaje a Gayo fue "que quería trabajar conmigo, meterme mucha caña", señala entre risas. La ventaja del vigués es que ya participó en alguna sesión preparatoria con sus nuevos compañeros antes de firmar. "La diferencia con respecto a Primera Nacional es física, pero sobre todo en la portería", señala.