Cinco jornadas han bastado al Frigoríficos del Morrazo para disipar las posibles dudas que un equipo humilde y en constante reinvención podía despertar en la máxima categoría del balonmano español. Cinco jornadas que han servido asimismo para batir todos los récords en la historia de la entidad. La escuadra que dirige Víctor García, "Pillo", ha protagonizado el mejor arranque de sus 14 años en la Liga Asobal, al sumar siete puntos en las primeras cinco jornadas de competición. Nunca antes se había aproximado a semejante cifra y nunca antes había estado a estas alturas en la cuarta plaza de la categoría, superado únicamente por Barcelona, Granollers y Naturhouse La Rioja, en este último caso por golaverage.

El inicio de los cangueses casi apunta a la perfección para un equipo cuyo objetivo continúa siendo garantizarse la permanencia en la categoría. Victorias en casa ante Anaitasuna y Aragón y a domicilio frente al Bidasoa, además de un empate fuera de casa ante el Cuatro Rayas Valladolid. La única derrota, también fuera y ante el poderoso Naturhouse La Rioja. Ni en los mejores sueños morracenses podía haber llegado algo así. Lo más cerca que se estuvo de ello fue en la primera campaña de los cangueses en la Asobal, de la mano de Modesto Augusto, en la temporada 1995-1996. En ese ilusionante comienzo se lograron cinco puntos, gracias a las victorias ante Conquense y Teucro y al empate frente al Valladolid. Ademar y Granollers impusieron la lógica y vencieron a los gallegos. Al final, el Cangas consiguió 23 puntos y se clasificó en la decimotercera plaza, lo que le valió para disputar la promoción de descenso ante el Ivesur Málaga de División de Honor B.

También se alcanzaron los cinco puntos en las cinco primeras jornadas en la temporada de la clasificación europea. Fue en la campaña 2004-2005, y en ella el equipo por entonces entrenado por Alejandro López arrancó con victoria a domicilio en Almería (17-18) y en casa ante el Arrate (29-21) y empate ante el Torrevieja (27-27) para después cosechar respectivas derrotas ante Barcelona (32-23) y Granollers (19-25). Los cangueses acabaron siendo octavos con 25 puntos. Otro buen inicio fue el de la campaña 1996-1997, con cuatro puntos en cinco encuentros (triunfo ante el Valencia y empates con Barakaldo y Valladolid).

Sin embargo, lo habitual han sido comienzos con una exigua puntuación. Los 3 puntos de la temporada 1999-2000 (triunfo ante el Zaragoza y empate con el Valencia) derivaron en los 24 finales en una Liga con 14 equipos que le valió ser noveno. Sin embargo, los dos puntos ha sido la cifra más habitual en la historia del Frigoríficos del Morrazo en la Asobal. Hasta en siete ocasiones ha repetido puntuación en el arranque liguero, la última de ellas el año pasado, cuando en las cinco primeras jornadas derrotó al Huesca y cayó frente a Cuenca, Granollers, Aragón y Barcelona. Anteriormente había logrado ese balance en las temporadas 1998-1999 (triunfo ante Cantabria), 2000-2001 (victoria ante Valencia), 2001-2002 (triunfo ante el Gáldar), 2002-2003 (empates con Alcobendas y Barakaldo), 2003-2004 (victoria ante el Valencia) y 2005-2006 (triunfo ante el Alcobendas), campaña esta última en la que descendió con solo 6 puntos.

La peor cifra de los de O Morrazo fue en la temporada 2009-2010, de la mano de Curro Lucena. En ella, el Frigoríficos fue incapaz de estrenar su casillero en las cinco primeras jornadas de competición. Barcelona, Academia Octavio, Arrate, Torrevieja y Naturhouse doblegaron a un equipo que acabó bajando.