Fútbol sala - Segunda División B

El Estrada Futsal decide su futuro

La entidad estudia renunciar a su plaza en Segunda B ante la pérdida de jugadores y las dificultades para confeccionar un proyecto competitivo

El A Estrada Futsal ve peligrar la continuidad de la mayor parte de la plantilla. |  // BERNABÉ

El A Estrada Futsal ve peligrar la continuidad de la mayor parte de la plantilla. | // BERNABÉ

La del A Estrada Futsal es una de esas historias deportivas dignas de elogio. El humilde club presidido por Rafa Vázquez logró hace cuatro temporadas un inesperado ascenso a Segunda División B. No era el objetivo pero el equipo estradense logró la gesta para colarse en una categoría a la que llegaba como invitado con el cartel de efímero. Cuatro años después, los azules continúan con su paseo por el noroeste español, peleando y saliendo airosos de su duelo con equipos que multiplican su presupuesto. Este cuento de hadas tuvo su continuidad hace unas semanas, asegurándose con relativa comodidad una permanencia que les regalaba un quinto año en Segunda. Sin embargo, a estas alturas, no está nada claro que el equipo estradense pueda continuar con su paseo por el camino de baldosas amarillas. Puede que finalmente sus limitaciones acaben con su sueño a pesar de sus logros deportivos.

“A finales de junio debemos tener algo en claro”, admitía ayer Rafa Vázquez, un exjugador que es presidente y corazón de este proyecto. “Estamos hablando con los jugadores para ver quiénes quieren seguir pero todo apunta a que tendremos que buscar unos ocho jugadores y está complicado. Ya hablamos con equipos como Ourense, Santiago, Xove o Ferrol para ver si tenían jóvenes que viniesen a estudiar a Santiago y quisiesen jugar aquí pero, de momento, nada”, explica el dirigente, siempre condicionado en este sentido por no ofrecer salarios a los jugadores..

Cabe recordar que hace solo unos días el A Estrada Futsal conocía la marcha de su cuerpo técnico pero lo que más preocupa en estos momentos es el posible bajón a nivel de plantilla. “Si no tenemos un equipo competitivo no saldremos en esta categoría. No vamos a salir aquí para llevar palizas en todos los partidos y menos en una liga que está cogiendo un nivel fuera de lo normal. Si hacemos eso en diciembre estamos todos cansados y de mal humor. Hay que ser realistas”, argumenta.

Los estradenses tienen por tanto poco más de un mes para intentar crear ese deseado equipo competitivo. Si no se logra, Rafa Vázquez apuesta por renunciar a Segunda B y descender voluntariamente a Tercera. En esa categoría el nivel necesario es más bajo pero además pueden atraer más jugadores al ser desplazamientos más cortos. “Si nos dicen el primer año que íbamos a estar cuatro temporadas aquí, no lo habría creído. Duele sin embargo descender cuando te lo ganaste en la pista”.