fútbol - Tercera RFEF

El Estradense se atasca bajo el diluvio

Los tantos del Pontevedra “B”, de estrategia - Isra paró un penalti a los 18 minutos

El granate Arango patea el balón, ayer, en presencia del rojillo Elías ante la atenta mirada de David Páez. |  // JESÚS FIGUEROA

El granate Arango patea el balón, ayer, en presencia del rojillo Elías ante la atenta mirada de David Páez. | // JESÚS FIGUEROA / Ángel Graña

El Club Deportivo Estradense rompió ayer en la capital de la provincia su racha de dos empates consecutivos cayendo ante el filial del Pontevedra en un partido que se terminó jugando sobre una auténtica piscina. Los pupilos de Páez sumaron su cuarta derrota tras verse sorprendidos por la estrategia de su rival, cuyos dos tanto fueron prácticamente gemelos.

Los primeros 20 minutos mostraron a un buen Estradense ante un filial que supo aprovechar sus oportunidades antes del descanso para dejar sentenciado el choque. El colegiado ferrolano de la contienda señaló un penalti por falta de Dani Prada que Isra pudo atajar en dos tiempos. Sin embargo, en la siguiente jugada Jaichenko acertó para batir al cancerbero rojillo. Fue a la salida de un córner mediante un certero cabezazo ante el que nada pudo hacer Isra. El 1-0 hizo mucho daño en las filas de los de A Estrada, que vieron como dos minutos después otra jugada a balón parado servía para que el filial del Pontevedra anotase, también de cabeza, por mediación de Otero el segundo de la tarde.

La desgracia se cebó con el conjunto rojillo en la reanudación. Una tromba de agua dejó impracticable el césped de Pasarón. Ante este panorama, el filial granate se dedicó a conservar la renta obtenida durante los primeros 45 minutos. El partido se encharcó en todos los sentidos sin apenas ocasiones para ninguno de los dos contrincantes. Sin embargo, Migui pudo recortar distancias para el equipo de Páez a falta de 10 minutos pero su disparo se marchó fuera por poco. Antes, el árbitro coruñés le anuló un tanto a Juanín por fuera de juego inexistente en una tarde para olvidar.