Los equipos de las comarcas de Deza y Tabeirós-Terra de Montes que juegan en categorías autonómicas ven, cada vez más cerca, el inicio de la temporada que, según parece, marcará la vuelta a la normalidad. Tras un año convulso, los clubs ya preparan sus plantillas para la 2022-23. Que ruede el balón.

Primera

En la máxima categoría “regional”, las comarcas contarán con cuatro representantes. El Lalín, quizás el equipo con más nombre de la categoría, buscará los puestos altos de la clasificación, tras un año en el que se les escapó la fase de ascenso en los últimos minutos del último partido de la temporada. Tres fichajes y otras cuatro incorporaciones que llegan desde juveniles, tratarán de devolver al equipo rojinegro a la categoría que le corresponde. En el cuerpo técnico, la llegada del mediático entrenador de porteros Juan Abalo, que en su día estuvo en la órbita del Bayern de Pep Guardiola, es la nota más llamativa del mercado.

El Agolada de Luis Pichel mantendrá a 17 jugadores de la temporada pasada. Después de mantener la categoría sin problemas, el objetivo es seguir asentándose en Primera, para lo que incorporarán 3 o 4 caras nuevas. El Cruces, que una temporada más estará dirigido por Imanol Loureiro, realizó 5 fichajes nuevos, para sumar unas 20 fichas. La plantilla se completará subiendo juveniles con el primer equipo. Por último, el recién ascendido Silleda fichó como entrenador al lalinense Iván Fernández, después de que Lolo Maceiras dejara los banquillos por cuestiones laborales. Sigue el bloque de todos los años, con un par de incorporaciones que llegan de los juveniles y algún deportista del filial que asciende al primer equipo.

Segunda

En Segunda, el Estradense B vivirá un cambio radical. De las 25 fichas del año pasado, sólo 13 continuarán en plantilla. El resto, dejarán el fútbol o vestirán camisetas de otras escuadras, además de un par de jugadores que tendrán ficha del primer equipo. Con sólo 2 o 3 chicos que suben de juveniles, los de Pacheco ya exploran el mercado en busca de alternativas. Por su parte, Laro y Rodeiro buscarán los puestos altos de la tabla, al no sufrir demasiadas bajas y mantener estables el número de fichas. El Berres y el Vea también conservan a la mayor parte del equipo, y mientras que los primeros buscan la permanencia, los de José Antonio esperan estar arriba en la tabla. El recién ascendido SP. Estrada contará con el ex del Estradense, Manuti, que firmó como segundo entrenador.

Tercera

En esta categoría, el Bandeira y el recién descendido Lamela son los favoritos para el ascenso. Cruces B, Vilatuxe, Terra de Montes y Santiso pretenden seguir creciendo como equipos. En Silleda, aún no saben si contarán con su filial.

El retorno del viejo formato

Después de un año que resultó muy complicado para los equipos, al estar muy presentes todavía las limitaciones derivadas de la pandemia, las escuadras de la zona se preparan para una temporada que, en principio, será la que marque el regreso a la normalidad. Se recuperarán las ligas grandes y se eliminarán las distintas fases que marcaron el formato de la 2021-22. En Primera Autonómica, los equipos dezanos formarán parte de una liga de 18 clubs, al igual que antaño. El primero ascenderá directo y el segundo, tercer y cuarto clasificado, jugarán una fase de ascenso. Los tres últimos bajarán de categoría. En Segunda, el formato será exactamente igual, con la salvedad de que sólo habrá dos descensos, a excepción de los típicos arrastres que hay todos los años. En la última categoría autonómica, los equipos de las comarcas buscarán cumplir sus objetivos de la temporada en una liga formada por 16 equipos.