La dupla formada por Javier Ramos y Álex Moure sigue cosechando éxitos a los mandos de su Renault Clio N5, siendo esta vez terceros en su última participación regional. La climatología adversa del pasado fin de semana hizo que la cuarta cita Autonómico, el Rallye de Pontevedra, fuese “más difícil de lo que en un principio se podría prever”, según indican en su comunicado los deportistas dezanos. Las fuertes lluvias caídas durante la semana, y sobre todo el viernes día 24 dejaron unos tramos que en zonas quedaron impracticables y muy complicados a la hora de ser afrontados por los pilotos que participaron en la prueba pontevedresa.

Un pequeño problema en los limpiaparabrisas en la primera especial, cuándo llovía a cántaros, retrasó casi un minuto a la pareja dezana, que de nuevo salían encuadrados en la Copa Top Ten Pirelli B, categoría en la que compiten los vehículos de categoría N5. Un contratiempo, que de inicio dejaba a Ramos y Moure más allá de la posición 100 de la clasificación general.

Ya en la jornada del sábado, y con el Renault Clio N5 muy mejorada tras haberle realizado los ajustes necesarios, el tándem dezano mejoró en prestaciones. A medida que pasaban los tramos, Ramos y Moure comenzaron a recuperar posiciones y a marcar cronos ya más acordes y cercanos a los de sus principales rivales, aunque siempre a cierta distancia de la cabeza.

No fue hasta el último bucle, con el asfalto seco y con menos barro, cuando aparecieron los mejores cronos, incluyendo el Scratch de la categoría en el último tramo, el de Campo Lameiro–Moraña 3, tiempo que permitía a los dezanos subir hasta la tercera posición de la Copa Top Ten Pirelli B–Gara N5 y además ocupar una meritoria novena posición de la clasificación general tras haber iniciado la prueba con bastantes problemas.

La próxima cita en la que participará el Disiclín Racing será el XVIII Rallye Sur do Condado, con su base en Salvaterra de Miño, los próximos días 8 y 9 de julio.